Informes:

Consejo Superior Universitario - Representación profesoral
Informe de la sesión 13

Martes 26 de Octubre de 2004
Nota: El presente informe no reemplaza el acta oficialmente aprobada por el CSU

Asitentes

Viceministro de Educación; Rector; Representante del Presidente; Representante de los Ex-rectores; Designado por el Consejo Académico; Representante de los Profesores; Representante de los Estudiantes. 6/8

Asuntos del Rector

El rector presenta el nuevo representante de los estudiantes ante el CSU, Alejandro Franco Rojas con la suplencia de Cesar Augusto Agudelo Forero. Informa además que el evento de elección del representante estudiantil mediante el instrumento del voto electrónico fue todo un éxito, aunque reconoce los riesgos que tiene el sistema. El evento eleccionario transcurrió de forma transparente y tranquila y se cumplió con el umbral. Cree que en el futuro se debe considerar un régimen de incompatibilidades para los candidatos. También comunica el interés de la Registraduría Nacional en el sistema electrónico.

Presenta respuesta al representante de los profesores sobre interrogantes presupuestales planteados en anterior sesión. Sobre el análisis de la aplicación del Artículo 84 del Decreto 812   de   2003, relacionado con los indicadores, el rector   precisa que desde su punto de vista considera los resultados injustos e inoportunos. Entrega un documento sobre el análisis de la aplicación de dicho Artículo a las universidades públicas. Critica en este análisis la manera como se han definido los indicadores de gestión, lo que desconoce los esfuerzos hechos por la Universidad Nacional en liderar la calidad de la educación superior colombina.

Sobre los ECAES, manifiesta que la universidad los ha acogido, pero solicita mayor transparencia en la información y publicación; cree que se debe mejorar la información, pues se trata de una información pública; no debe ser sesgada. Como está dispuesta actualmente, no se puede saber la posición relativa de las instituciones. Se trata de saber como nos va en el mundo; considera que la ubicación nacional es lo de menos.

Resume que estuvo en el Congreso de la República en un debate sobre hospital universitario. Señala que el Instituto Materno Infantil venía funcionado en la proximidad al equilibrio, pero que la Superintendencia al final de su intervención no lo entrega en mejor forma. La Superintendencia lo puso en manos de una junta donde cuyos miembros no tienen capacidad de resolver el problema. Actualmente tiene un déficit de más de 1.500 millones de pesos. El rector informa que ha interpuesto un recurso de reposición ante la Superintendencia. Cree que la Universidad Nacional debe continuar haciendo presencia y siendo parte de su junta directiva. El Consejo de Estado debe decidir pronto si el Hospital San Juan de Dios es público o privado. La Gobernación de Cundinamarca asumiría toda la deuda en caso de que se decida que es público.

Informa que hay problemas en el presupuesto de la Universidad Nacional aprobado para la vigencia 2004, el cual fue asignado asumiendo que el gobierno ganaba el referéndum, y que apenas el 25 de octubre de 2004 se radicó de urgencia el adicional. En el presupuesto de la Universidad hay un faltante del orden de 54.000 millones, que de no hacerse efectivo a más tardar el 30 de noviembre de 2004, implicaría que no habrá recursos para pagar las pensiones. El Decreto sobre el 4% de los indicadores afectó a la Universidad en 2.600 millones.    

Solicita que se someta a consideración un proyecto de Acuerdo por el cual se adicionan recursos al presupuesto de ingresos y gastos de inversión de la Universidad Nacional de Colombia para la vigencia fiscal de 2004. Se presenta como justificación que es necesario   adicionar en 16.000 millones el presupuesto general de la Universidad, financiado con recursos propios, de los cuales $9.185 millones, corresponden a recursos del balance de los Fondos Especiales de la Sede de Bogotá que se requieren para dar cumplimiento a compromisos presupuestales en desarrollo de los proyectos de extensión; y $6.815 millones corresponden a recursos corrientes por recaudo de actividades de extensión de facultades de la Sede de Bogotá y los cuales se requiere incorporar en el presupuesto para desarrollar actividades con las cuales se ha comprometido la Universidad en los proyectos de extensión a través de los diferentes contratos o convenios. El CSU aprueba el Acuerdo de incorporación.

Oficialmente hace entrega de las nuevas versiones de las propuestas de reforma de Estatuto General y de Personal Académico, las cuales necesitan concepto previo del Consejo Académico y del Comité Nacional de Representantes Profesorales, antes de hacer su transito al CSU para su aprobación.

Sobre la declaración pública dirigida al rector y al CSU, suscrita por el representante profesoral, el rector expresa su más enérgico desacuerdo y rechazo. Manifiesta que el diario El Tiempo lo entrevistó y fue editado, aunque existe una grabación fiel del contenido de sus respuestas. Contrasta que el periódico El Colombiano de Medellín también lo entrevisto sobre el mismo tema, dando esencialmente las mismas respuestas; sin embargo este diario incluye en el título de la publicación que la reforma sería gradual y no un revolcón como lo titula El Tiempo. Añade que el representante profesoral en su declaración afirma que varios profesores se encuentran indignados por las manifestaciones del rector en los medios; considera la declaración pública del representante profesoral en su conjunto como premoderna y formalista, sin ir al fondo de los asuntos y presentar argumentos que deshagan lo afirmado en la prensa. Enfatiza que los profesores no están haciendo todo lo que pueden hacer; que la sociedad que los sostiene con sus contribuciones debe saber que es lo que hacen; si en efecto la Universidad está produciendo. Emplaza al representante profesoral a que se haga un debate frente la opinión pública acerca de la dedicación de los profesores a la Universidad y de lo que en efecto están haciendo y produciendo académicamente, con la seguridad de que la Universidad no saldría bien librada; la opinión pública está en el derecho de saber que es lo que hacen y producen los profesores de la Universidad Nacional. Sobre la alusión al artículo titulado "un presidente de a caballo", el rector, señala que si el representante profesoral quería saber cual era su posición más clara y elaborada sobre el presidente Uribe, debió consultar otro artículo reproducido en la revista Diners.

Manifiesta en forma vehemente que la función de un rector no es la de estar yendo a foros, donde es bien conocido que se esgrime la injuria. Cree que ha cumplido con su papel y con sus compromisos programáticos. Ha entregado públicamente unas propuestas de reforma, las cuales han sido discutidas por los profesores con la participación de la Vicerrectoría Académica y la Dirección Nacional de Programas Curriculares; está dispuesto a aceptar contribuciones en UN Periódico siempre y cuando tengan la debida altura universitaria. Explica que ha habido rechazo a la actual rectoría porque en la cultura de la Universidad Nacional no se acepta que un rector no proceda de su interior. Expresa profundo rechazo a la expresión "sangre y fuego" contenida en la declaración del representante profesoral, precisando que esa expresión alude a épocas pretéritas de violencia, y que quien hace uso de tal expresión no conoce ni ha sufrido una dictadura. Rechaza que haya utilizado expresiones despóticas en los medios contra aquellos que carecen de título de doctorado. Afirma que el representante profesoral ha venido participando en actividades de oposición a esta administración y a la anterior, y que en consecuencia ha votado negativamente todas las iniciativas de la presente administración.

El Señor Viceministro expresa desacuerdo con las alusiones hechas al gobierno nacional; estima ofensivo que se señale en el gobierno desinterés por construir una universidad más investigativa, que se lo califique de precapitalista y "de a acaballo", pues este gobierno si ha invertido en la educación superior. Sostiene que el gobierno nacional está asignando una fracción muy significativa del presupuesto nacional a la educación superior; que el representante profesoral debe aportar cifras que demuestren sus afirmaciones. El Señor Viceministro considera irrespetuosas y ofensivas para los profesores las afirmaciones de la declaración relacionadas con el salario, pues encuentra que las condiciones de vida de los profesores no son deplorables y que por el contrario sus salarios se encuentran en un rango superior. Considera igualmente descortés con los profesores la expresión: "...algunos de ellos merecen ser indemnizados por habérseles negado las condiciones materiales necesarias para ser más productivos intelectualmente". Añade que la Universidad debe rendir cuentas a la sociedad, que con el presupuesto actual la Universidad puede ser más productiva, que los recursos se deben optimizar en su utilización

Con la participación de otros consejeros, el debate sobre la declaración pública del representante profesoral también incluyó la consideración de que en la Universidad Nacional muchos profesores decidieron no escoger la senda de una carrera académica, la cualificación a nivel de doctorado, el tránsito por las categorías del escalafón, la investigación y la producción académica, sino que se dedicaron a trabajar dictando clases en varias partes, pretendiendo con ello obtener mayores ingresos económicos, pero desatendiendo así su compromiso con la Universidad que tiene un carácter público. Se asume que si aquellos que se dedicaron a trabajar simultáneamente en varias partes hubieran seguido una carrera académica, la Universidad hoy sería más productiva. Se considera también que quienes decidieron adelantar una carrera académica plena, hoy tienen un salario en la Universidad Nacional que no se puede calificar de indecoroso, pues la producción académica ha impactado positivamente el salario de los profesores productivos.

El representante profesoral interviene para expresar sorpresa por la reacción del rector frente a la declaración pública. Informa que en opiniones muy preliminares que ha recibido, algunos le han criticado que en su declaración pública no condena la reforma académica, la universidad de investigación, la pretensión de fortalecer los programas de postgrado, el incremento de la elite de profesores con doctorado, la sociedad basada en el conocimiento, la formación de ciudadanos más eficientes y productivos a través de competencias, todo ello considerado como neoliberal y atentatorio contra el interés nacional por algunos sectores profesorales y estudiantiles. El representante profesoral insiste en que su declaración pública no interfiere la iniciativa rectoral original de construir una universidad de investigación,   que por el contrario su posición es aun más radical en que el desarrollo económico y la competitividad del país no se podrán asegurar sin una sólida plataforma de producción de conocimiento, en cuyo propósito una universidad de investigación es un factor insustituible.

El representante profesoral explica que el descontento de muchos de los profesores, ante las declaraciones públicas del rector en los medios, proviene principalmente de los que   producen y tienen compromiso a toda prueba con la Universidad; obedece en gran medida a que se generalizó en esas declaraciones la improductividad del cuerpo profesoral. Sobre este tema, el representante profesoral aclara que en su declaración pública no ha pretendido deshacer la realidad de la productividad académica diferencial de los profesores; es una realidad que no se puede soslayar; solo ha tratado de explicarla parcialmente; no ha tratado de justificar o promover la improductividad, la ineficiencia o la falta de compromiso intelectual de algunos profesores con la Universidad y el país; ha tratado de resaltar la parte de responsabilidad que le cabe a los gobiernos en este estado de cosas. (Sobre el emplazamiento del rector a que los profesores rindan cuentas ante la opinión pública acerca de lo que hacen, el representante profesoral guardó silencio, pero someterá a consideración del Comité Nacional de Representantes Profesorales esta propuesta rectoral)

Sobre la alusión al "presidente de a caballo", el representante profesoral se compromete a leer la referencia citada por el rector, y agrega que la utilizó solo para contrastar el interés feudal con aquel capitalista, a propósito de la universidad. Sobre la expresión "a sangre y fuego", explicita que es retomada de las percepciones de algunos profesores, relativas al estilo rectoral antes que al contenido de sus propuestas, y que vista la expresión en su debido contexto, es claramente metafórica y no alude, en absoluto, a acciones de violencia o de fuerza física que pudiera emprender la rectoría para garantizar la aprobación de sus propuestas. Sobre las alusiones despóticas relacionadas con aquellos que carecen del título académico de doctorado, el representante profesoral, quien tiene sumo compromiso con la iniciativa de incrementar el número de doctores, indica que si se lee el texto de su declaración pública, estas alusiones no son atribuidas en forma particular a las declaraciones del rector en los medios; explica que esas alusiones han estado presentes en las discusiones de las facultades con presencia de la Vicerreectoría Académica, en donde con   fundamento en el texto de la propuesta de reforma de estatuto de personal académico, se da el mensaje explicito de que con esta administración quién carece de título de doctorado no es digno de incorporarse a la carrera docente o de permanecer en ella, cuando obviamente más del 85% de los actuales profesores de la primera universidad del país carece de dicho título, y con el complemento de que "desafortunadamente" todos estos quedarán abarcados por el Acuerdo 035 de 2002 del CSU, cuyo marco no permite la penalización drástica de esta deficiencia.

El representante profesoral le aclara al rector que no hace parte de ningún complot u organización de oposición que pretenda interferir su gestión y sus iniciativas, y mucho menos que rechace la actual rectoría por no haber egresado o surgido del interior de la Universidad Nacional; respeta la investidura rectoral, la ley y los estatutos que permiten que el Dr. Palacios pueda ser rector de la Universidad Nacional; recuerda el representante profesoral, que ha ejercido fuerte crítica a la endogamia y que en forma particular su pregrado, sus dos postgrados y sus posiciones de profesor visitante nunca han tenido lugar en la misma institución y mucho menos en la Universidad Nacional. Resalta que su campaña como representante profesoral nunca la fundamentó en la diatriba a la administración Palacios o Moncayo, sino enteramente en su compromiso programático, el cual no menciona directa ni indirectamente a estas administraciones. Tampoco es cierto que el representante profesoral haya votado negativamente todas las iniciativas de la actual administración. Estadísticamente señala que en mucho más de medio centenar de Acuerdos y Resoluciones del CSU, solo ha votado negativamente en 4 de ellos: reglamentaciones de consulta para decanos y rector, el Plan Global de Desarrollo en su concepto global y político, mas no en varios de sus componentes particulares, y la reglamentación para la elección de representantes profesorales; nunca el representante profesoral ha votado en contra de la universidad de investigación, la modernización académica o los programas doctorales.

Con relación a las observaciones del Señor Viceministro, el representante profesoral manifiesta que encuentra inesperada la afirmación de que se está ofendiendo al gobierno nacional cuando se le reclama compromiso con el desarrollo capitalista fundamentado en el conocimiento producido por la universidad de investigación; reitera que el gobierno no está asumiendo la universidad como un espacio para la acumulación de capital a través de la inversión en la producción de conocimiento con aplicación práctica económica, como acontece en los países que son la máxima expresión del desarrollo capitalista; afirma que la capacidad de propuesta de los profesores que investigan o que desean investigar, supera los recursos internos y de Colciencias para satisfacerla; declara que no tiene objeción a que los certificados de los cursos de extensión o de educación continuada se los denomine diplomados, aunque está seguro que centrar la universidad en la mercantilización de tales credenciales académicas no nos concederá la grandeza. Juzga que la investigación doctoral es irremplazable. Resume su contradicción, no con el rector, sino con el gobierno, en que no ve que éste esté comprometido con el propósito del fortalecimiento de la capacidad de producción de conocimiento representada en la universidad de investigación; no ve esfuerzos políticos ni financieros en el gobierno dirigidos a que nuestra capacidad de producir conocimiento se parezca   a aquella del imperio, sino que por el contrario, lo que observa es una tendencia, a veces a nombre de la autonomía y la soberanía, a reafirmar nuestra identidad como neo-colonia subdesarrollada en materia de educación superior. Recalca que no está exigiendo al gobierno que cumpla tareas propias de la izquierda y mucho menos de aquella de los años 60; estima que la propuesta de universidad de investigación y de doctorados del rector ha quedado sin soporte gubernamental. El representante profesoral queda comprometido a demostrar con cifras que la educación superior de los países de alto desarrollo capitalista recibe del Estado mayores inversiones en ciencia y tecnología y en investigación y desarrollo que su contraparte colombiana.

Sobre las críticas del Señor Viceministro relacionadas con el tema salarial, el representante profesoral responde que las condiciones materiales o socioeconómicas deplorables de los profesores aparecen descritas   explícitamente en el sentido relativo y no absoluto y corresponden a la misma apreciación del Banco Mundial sobre la educación superior colombiana. Destaca que la producción intelectual requiere de tranquilidad material, la cual no se encuentra plenamente asegurada con los actuales salarios. No obstante, reconoce que los profesores de la Universidad Nacional más productivos tienen relativamente un mejor salario que aquellos menos productivos, pues el salario se correlaciona más con la investigación y la extensión remunerada que con la docencia.

El rector entabla un acalorado debate con el representante de los estudiantes acerca de la tesis gobierno-oposición en la Universidad Nacional, las razones de la superación del umbral con el voto electrónico y sobre sus antecedentes como representante estudiantil ante el Consejo Académico.

Asuntos de Plenaria

El CSU acuerda solicitar al Comité Nacional de Representantes Profesorales concepto sobre las reformas estatutarias relacionadas con el Estatuto General, el Estatuto de Personal Académico, y con el Estatuto Estudiantil. El representante profesoral consulta si existe alguna restricción para realizar la reunión del Comité Nacional de Representantes Profesorales en la Sede de San Andrés. Se aclara que tratándose de una reunión con una agenda institucional, sobre cuyo desarrollo se debe dar evidencia formal a la Secretaría General, lo único que la podría limitar sería una eventual ausencia de disponibilidad   presupuestal.

El CSU discute varias proyectos de Acuerdo presentados por la rectoría: 1- Acuerdo por el cual se crea la Dirección Nacional de Laboratorios. 2- Acuerdo por el cual se modifica la Dirección Académica de la Sede de Bogotá. 3- Acuerdo por el cual se crea la Dirección Nacional de Servicios Académicos Virtuales. 4- Acuerdo por el cual se modifica el considerando número 4 del Acuerdo 028 de 2004 del CSU. 5- Acuerdo por el cual se reorganiza la Dirección Nacional de Personal.   En particular, el representante profesoral opina que la modificación de la Dirección Académica le parece una modificación estatutaria, la cual debiera abordarse como parte del proyecto de reforma del Estatuto General. El rector presenta argumentación en contrario. Los proyectos de Acuerdo son aprobados por el CSU. Los proyectos de Acuerdo por los cuales se modifica el Acuerdo 101 de 1977 -Estatuto Estudiantil- y se hacen aclaraciones sobre la aplicación de los Artículos 40 y 46, y se modifican parcialmente el Acuerdo 101 de 1977 -Estatuto Estudiantil- y el Acuerdo 031 de 1992 del Consejo Académico, y se deroga el Acuerdo 046 de 1998 del CSU, serán considerados por el CSU una vez el Comité Nacional de Representantes Profesorales rinda su concepto. El CSU acoge un cronograma para la evaluación de la Reestructuración Académico Administrativa de las Facultades.


Edición Diez - Octubre de 2004