Debates:

PROFESIONALES DEL AMAZONAS PARA LA AMAZONIA Y EL PAÍS

Percepción local, evaluación y recomendaciones sobre investigación y docencia en la Sede Leticia de la Universidad Nacional

Leticia, abril de 2004

Por GERMÁN IGNACIO OCHOA ZULUAGA

En coordinación con:
GERMÁN PALACIO

     

    Contenido

    Presentación

    1. La educación superior en el departamento del Amazonas: un cuello de botella
    2. Dificultades económicas de los estudios superiores en Leticia
    3. Formar profesionales de la región
    4. La educación superior en Leticia, una alternativa para pocos
    5. Las universidades públicas y los programas presenciales en Leticia
    6. La Universidad de la Amazonia
    7. La Universidad Nacional de Colombia: el antes y el ahora
    8. Como Estación Científica
    9. La Universidad hoy: la Sede Leticia y su papel protagónico en la ciudad
    10. Los programas de pregrado en la Sede y las expectativas en Leticia
    11. Lingüística: el primer pregrado
    12. Ciclo de fundamentación en áreas básicas y apertura de pregrados: motivadores del cambio en el ambiente estudiantil de la ciudad
    13. Los pregrados: el impulso a una dinámica universitaria en Leticia
    14. Ventajas del ingreso por áreas
    15. A la Universidad le sucede como a los equipos de fútbol: muchos leticianos no los conocen pero les gusta por que saben que son buenos
    16. La Sede Leticia le cuesta poco a la Universidad
    17. La Sede Leticia también es formación integral
    18. ¿Qué pasaría si la universidad retornara a Estación Científica o únicamente se dedicara a Investigar?
    19. Conclusiones y recomendaciones
    20. La investigación para la docencia y viceversa

    21. Fuentes consultadas
    22. Personas entrevistadas

PROFESIONALES DEL AMAZONAS PARA LA AMAZONIA Y EL PAÍS


Percepción local, evaluación y recomendaciones sobre investigación y docencia en la Sede Leticia de la Universidad Nacional •

 


Presentación


En el año 2000 con gran esfuerzo, la Sede Leticia inició un programa de pregrado en Lingüística en coordinación y con el apoyo de la facultad de Ciencias Humanas de la Sede Bogotá. En el segundo semestre de 2003 ofreció un programa de Admisión por Áreas que abrió un abanico de carreras de Ciencias Sociales y Ciencias e Ingeniería. La nueva administración del doctor Marco Palacios, rector general, ha propuesto que la Universidad Nacional debe concentrar sus esfuerzos en el área de investigación y en maestrías y doctorados. Esto ha generado la idea equivocada de que ofrecer carreras va en contravía de la anterior política. O dicho de otra forma, la investigación y los estudios de postgrado implican sacrificar la oferta de pregrados. El trabajo investigativo plasmado en este documento, muestra que postgrados e investigación no excluyen la opción, bajo ciertas condiciones, de la oferta de carreras. En lugar de pensar como un dilema “o investigación o carreras” hay que establecer la opción de hacer “investigación y carreras”. De esta manera se sustituiría la disyuntiva “o” (o lo uno o lo otro) por la conveniencia y beneficios de la conjunción “y” (lo uno y lo otro), es decir, investigación y carreras con calidad.
La Universidad Nacional de Colombia es de vital importancia para la ciudad de Leticia. Así se lo manifestó el gobernador del departamento del Amazonas señor José Tomás Quiñónez al presidente de la República la primera semana de marzo de 2004. En esta reunión, el presidente Uribe Vélez se inquietó bastante cuando el gobernador le dijo que se rumoraba que la Sede Leticia de la Universidad Nacional, quizá no abriría más programas de pregrado y retornaría a su antigua época, es decir, como centro de investigación únicamente o como Estación Científica. En carta dirigida al presidente el gobernador dice: “La Universidad Nacional de Colombia en la ciudad de Leticia es de trascendental importancia en la formación profesional del pueblo amazonense y, por ello, se hace necesario mantener su funcionamiento en los diferentes programas de pregrado y posgrado”. (José Tomás Quiñónez Com. Pers.)
Este documento analiza el papel destacado que cumple la Universidad Nacional de Colombia en Leticia, mostrando la importante opción de estudio que representa para los egresados de la Educación Media Vocacional (EMV) del Departamento; sus avances en los últimos años en la creación de conciencia estudiantil en la ciudad; el espacio que se ha ganado en el inconsciente ciudadano; la labor social que cumple y el impacto negativo que podría tener si se retornara a una modalidad de Estación Científica o Centro de Investigación únicamente. Igualmente, recoge las impresiones que evidencian el cambio radical en la percepción que se tenía de ella en su primera etapa y la que tiene hoy en día la ciudadanía de Leticia.
El texto presenta en primer lugar, un acercamiento en cifras a la problemática que enfrenta la ciudad con la cantidad de jóvenes que egresan cada año de la EMV, mostrando las pocas alternativas que tienen para continuar sus estudios en la ciudad ya que las posibilidades de trabajo, como segunda opción, también son bastante limitadas. Posteriormente, analiza las opciones universitarias que hay en la ciudad – sin incluir la Universidad Nacional – que no están siendo utilizadas por los recién egresados, básicamente por el costo de los programas. Seguidamente, describe los programas de pregrado que se ofrecen actualmente y la percepción que tiene la ciudadanía en general sobre el papel que cumple la Sede Leticia de la Universidad Nacional como opción de estudios universitarios para los recién egresados del bachillerato en el Departamento. La ciudadanía en general cambiaría la opinión que tiene de la Universidad en el caso de que suspenda la oferta de estudios de pregrado y se quede únicamente como centro de investigación. Estas opiniones se recogen en una pequeña parte casi al final del texto. Las conclusiones y recomendaciones presentan propuestas para mejorar el desempeño de los servicios ofrecidos por la Universidad.
Para apoyar el estudio se aplicó una entrevista a 25 personas intentando cubrir buena parte de los grupos sociales**. Se entrevistaron estudiantes, comerciantes, profesionales de la salud, representantes de instituciones sociales, educativas y de investigación, líderes ciudadanos, autoridades indígenas, municipales y departamentales. La entrevista fue diseñada para conocer la percepción que se tiene sobre la Universidad Nacional en la actualidad y confrontarla con la imagen que se tenía en las primeras etapas. Igualmente, se intentó determinar cuál es el pensamiento de la gente sobre las opciones que tienen los estudiantes egresados del bachillerato en el Departamento. Para conocer el panorama universitario de la ciudad se entrevistaron las personas encargadas o los coordinadores de las universidades que tienen sede o han ofrecido programas de pregrado en la ciudad.

1. La educación superior en el departamento del Amazonas: un cuello de botella


En el año 2002 se encontraban matriculados en la EMV de los colegios del departamento del Amazonas 1.624 estudiantes*. Ese año se graduaron como bachilleres y normalistas, 697 estudiantes. De estos casi 700 estudiantes, de los cuales el 94% se graduaron de los colegios de Leticia, aproximadamente un 1% ó 2%** tuvieron la posibilidad de continuar sus estudios en el interior del país. El 98% restante, de los cuales unos 50 son del municipio de Puerto Nariño y los corregimientos de Tarapacá y Pedrera, se encontraron al otro día de su grado en una situación de incertidumbre por su futuro laboral o estudiantil.
En el 2003 la situación fue similar. Para este año los graduados fueron 816 estudiantes de los 1.680 que se encontraban matriculados en la EMV. La cifra de bachilleres del Departamento ha venido creciendo paulatinamente durante los últimos 10 años (Gráfico 1) y se espera que continúe, dado que el número de matriculados en la EMV en los últimos años es de 1.533 para el 2001, 1.624 para el 2002 y 1.680 en el 2003. (Gráfico 2)

La mayoría de estos estudiantes quisiera seguir con sus estudios superiores universitarios pues consideran que es una forma de salir adelante y formarse para contribuir en un futuro a mejorar la región, sin embargo las expectativas son mínimas y las posibilidades económicas de la gran mayoría de las familias, no lo permite. Realizar estudios universitarios en Leticia ha sido hasta ahora una verdadera rareza. Seis de las diez universidades que hacen presencia en la ciudad son privadas, la oferta de sus programas no es permanente y se ofrecen en modalidades semipresenciales y a distancia de manera que el estudiante pueda laborar y así poder sufragar los costos de estudiar. La otra alternativa son los programas técnicos que además de ser bastante competidos, están organizados para que los estudiantes puedan trabajar una parte de la jornada, modalidad que no obstante ser práctica, dificulta la creación de un ambiente académico tan importante en la formación de la juventud. Ni Leticia como capital, ni otra población en todo el Departamento están en capacidad de suplir las demandas de educación superior de los jóvenes que se gradúan cada año.
Encontrar trabajo en la ciudad es casi imposible pues la oferta es mínima y mal remunerada para los bachilleres, y en el mejor de los casos, si se cuenta con un “padrino” político que lo respalde, podrá acceder a un puesto ocasional e inestable. Leticia como centro aglomerador de casi el 60% de la población del Departamento, ve cómo cada año se incrementa el desempleo debido a las mínimas opciones de trabajo y educación que tienen los bachilleres. La mayoría de personas considera que los bachilleres se ven obligados a quedarse en Leticia para buscar trabajo pero ven muy restringidas las posibilidades dado el tamaño de la economía regional y la ciudad. Esta ciudad al igual que el Departamento es bastante “joven” pues las cifras indican que más de 22 mil personas (un 52% de la población) en el Amazonas son menores de 19 años, es decir en edad escolar. Se calcula para el 2002 un total aproximado de 16.713 estudiantes matriculados en los colegios del departamento y aunque no se tienen cifras exactas se calcula el nivel de escolaridad entre un 50% y 60%, es decir la población en edad escolar que se encuentra matriculada.

 

2.Dificultades económicas de los estudios superiores en Leticia


El nivel socioeconómico de las familias en Leticia no es suficiente para que los bachilleres puedan continuar sus estudios en otra ciudad del país. Son contadas las familias que tienen capacidad de sufragar los costos en que se deben incurrir al enviar a un estudiante a otra ciudad. Por la ubicación geográfica las opciones de migrar a estudiar a otra región son muy limitadas. El destino nacional más “cercano” es Bogotá y las otras opciones son Iquitos en Perú y Manaos en Brasil. Por el costo de los programas de pregrado que se ofrecen en las universidades de la ciudad (entre $358 mil y $800 mil por semestre, exceptuando los de la Universidad Nacional), éstos no son asequibles para la mayoría de la población y menos para los recién egresados. Quienes acceden a ellos son en su mayoría personas que ya tienen varios (de 5 a 10) años de haber salido del colegio, reciben salario y/o tienen obligación familiar, por lo cual las modalidades ofrecidas se ajustan a su disponibilidad de tiempo. A pesar de que las universidades permiten el pago de la matrícula a crédito, los estudiantes tienen dificultades para cancelar oportunamente. A las razones económicas se debe agregar, como lo manifestó una de las madres entrevistadas, “el factor de desintegración familiar que se potencia al enviar a los jóvenes a otra ciudad”.
La ubicación geográfica de Leticia hace supremamente costosa la implementación y mantenimiento de programas de pregrado. Las universidades que hacen presencia en la ciudad, deben incurrir en una serie de costos para poder ofrecer programas académicos. Salvo las universidades de la Amazonia y la Nacional ninguna otra tiene sede propia, y solo la Nacional tiene planta docente. Todas las otras deben pagar costo de alquiler de instalaciones, desplazamiento y manutención de los profesores y los otros costos propios de cada programa que incrementan el valor de la matrícula. Esta situación exige que se matricule un número determinado de alumnos sin el cual, los programas se hacen insostenibles económicamente.

3. Formar profesionales de la región


Pero no solo el panorama es complicado para los bachilleres, para la ciudad en general es igualmente preocupante que no se tengan las alternativas de formación en educación superior para sus habitantes. Desde que existe la figura de departamento para el Amazonas, éste ha sido manejado principalmente por personas ajenas a él, razón que puede explicar algunos de los problemas que aquejan a la región en la actualidad. En todo caso la calificación de la fuerza de trabajo de origen amazónico es bastante baja. Por ejemplo, la Sede Leticia ha querido contratar personal para la obras de infraestructura, pero por regla general no se cuenta con el bachillerato que es el nivel mínimo exigido por las normas legales.
El Amazonas necesita sus propios profesionales, formados aquí, pues es casi una norma que los estudiantes que han podido salir a capacitarse en otras regiones, difícilmente regresan por falta de oportunidades en la región. Una queja escuchada durante la elaboración de este trabajo fue la poca disponibilidad en el medio local de personas capacitadas para realizar muchas de las labores calificadas que requiriere el municipio. Si hay amazonenses formados, capacitados, no habrá necesidad de estar trayendo tantos profesionales del interior.

 

4.La educación superior en Leticia, una alternativa para pocos


El total de los entrevistados dice que la demanda de educación superior en la ciudad no puede ser suplida por universidades privadas. En todas las razones expuestas se argumenta que las condiciones económicas de las familias de Leticia no permiten asumir los costos de este tipo de educación. Los costos de los estudios en las universidades, exceptuando la Nacional, oscilan entre un salario mínimo ($358.000) hasta casi 3 salarios mínimos ($971.000) por semestre. Igualmente se recalca en el compromiso que tiene el Estado de prestar el servicio de educación superior en todo el país. Otra de las razones expuestas es que las universidades privadas no cuentan con la logística ni la infraestructura para cumplir este papel (Tabla 1). Se hace énfasis en el hecho de que la Universidad Nacional de Colombia ya tenga una buena inversión en infraestructura y logística para ofrecer programas de pregrado y por lo tanto sus instalaciones deben utilizarse adecuadamente.
Del total de universidades que ofrecen programas académicos en Leticia, cuatro tienen modalidad a distancia, cuatro son semipresenciales, una tiene modalidad presencial nocturno y solamente una tiene programas presenciales diurnos. (Tabla 1). Para el año 2003 solamente había en Leticia 506 estudiantes universitarios de pregrado, de los cuales el 70% se encuentra matriculado en modalidades a distancia y semipresencial.
Las modalidades nocturnas, semipresenciales y a distancia no permiten la formación de un ambiente universitario puesto que a ellas ingresan padres de familia o aquellos que tienen obligaciones económicas que les deja poco tiempo. La ausencia de un ambiente universitario dificulta la formación de valores y hábitos en los estudiantes, y a la universidad le impide la creación de masa crítica en la sociedad. La participación en los programas ofrecidos en estas modalidades se convierte en un compromiso personal de aquellos que tienen las cualidades, aptitudes y disponibilidad para sacar provecho a la educación.
Los motivos que han llevado a dar apertura a estos programas y modalidades (con excepción de los ofrecidos por la Universidad Nacional) corresponden a razones variadas entre las que se destacan las siguientes:
Gestiones de autoridades locales motivadas por un grupo de personas interesadas.
Solicitudes expresas de grupos interesados en determinado programa ante las diferentes universidades.
Ofrecimiento previo de las universidades y demanda posterior de grupos interesados.
Disponibilidad de tiempo de las personas interesadas.
Las principales dificultades que han enfrentado estas universidades para desarrollar normalmente los programas son:
Dificultad de los estudiantes para pagar los costos académicos. Este es el caso de la Universidad Antonio Nariño cuyos programas están siendo clausurados por la baja inscripción de alumnos y con una cartera bastante grande.
Baja tasa de inscripción que hace insostenibles algunos de los programas ofrecidos.
Costos en que se debe incurrir para traer a los profesores del interior del país.
Difíciles condiciones de estudio por la falta de infraestructura adecuada que obstaculiza el buen desempeño de las clases
Dificultades para encontrar profesores en el medio local.
Dificultades de comunicación entre directivos de la universidad, estudiantes y de éstos con los docentes.
Pérdida de información por la falta de una sede propia de personal fijo.
Falta de un ambiente estudiantil y de sentido de pertenencia por la universidad
Bajo compromiso de los estudiantes que impide la retroalimentación entre profesores y alumnos y entre ellos.



5.Las universidades públicas y los programas presenciales en Leticia


De las diez universidades que ofrecen programas de pregrado en Leticia para el 2004, solamente la Universidad de la Amazonia y la Universidad Nacional de Colombia tienen programas presenciales y cuentan con una sede propia. A continuación se presenta un análisis de éstas dos universidades en cuanto a sus programas de pregrado, la utilización de la infraestructura, su planta docente y el papel que cumplen en la ciudad.

 

6.La Universidad de la Amazonia


La Universidad de la Amazonia se ha constituido como tal, a partir del año 1982 pues antes dependía de la Universidad Surcolombiana con sede en Neiva. Tiene su sede principal en Florencia donde se ofrecen 14 programas. Igualmente ha abierto algunas sedes en Puerto Asís, Mocoa, San José del Guaviare, San Vicente del Caguán, Puerto Rico, Doncello, Albania, poblados en donde se ofrecen los programas de Contaduría y Administración de Empresas.
En la actualidad la Universidad de la Amazonia ofrece en Leticia los programas de Administración de Empresas y Contaduría Pública cuyos estudiantes van en tercero y octavo semestre respectivamente, ambos en modalidad presencial nocturno. La universidad ya ha graduado la primera promoción de estos dos programas.
En su sede cuenta con 3 aulas, construidas en su totalidad con recursos propios. Esta infraestructura es utilizada entre 3 y 4 horas al día por la modalidad de estudio ofrecida. Aunque pueden ingresar todos los bachilleres, la población objeto de sus programas son principalmente personas que estén trabajando. Esto se comprueba al ver que la gran mayoría de estudiantes tienen, al momento de iniciar la carrera, más de 3 años de haber terminado su bachillerato. Los estudiantes asisten a estos horarios porque la gran mayoría labora durante el día y buena parte de ellos son padres de familia (56,5% de los estudiantes de Administración y 68,8% de Contaduría).
Las directivas de la Universidad de la Amazonia argumentan que las principales dificultades para el buen desarrollo de los programas han sido la falta de hábitos de estudio en los alumnos, los bajos recursos económicos de las familias leticianas para sufragar los costos y la alta deserción de los programas. Ejemplo de este último aspecto es que en la actualidad, quedan solamente 23 de los 45 estudiantes matriculados para Administración de Empresas que apenas va en tercer semestre.
A pesar de su carácter estatal, el valor del semestre académico en la Universidad de la Amazonia está entre 2 y 2,5 salarios mínimos (entre $716.000 y $895.000) para Contaduría Pública y Administración de Empresas respectivamente. Estos valores se deben principalmente al costo de traer profesores desde Florencia, dado que no se cuenta con una planta docente en Leticia. Los estudiantes de Administración de Empresas han solicitado una rebaja en el costo de la matrícula dado que la actual dirección ha buscado suplir la demanda con profesionales residentes en Leticia, sin embargo los costos siguen siendo altos y los ingresos bajos (disminución de los matriculados por la alta deserción) y apenas se alcanza el punto de equilibrio económico.
En cuanto a la planta docente se puede decir que la Universidad únicamente tiene contratado para su administración en Leticia, un director de medio tiempo que también tiene funciones como catedrático. Las clases han sido ofrecidas en su mayoría por docentes venidos desde Florencia y en parte por profesionales que laboran en las instituciones de Leticia. Es difícil pensar que la educación impartida por la Universidad de la Amazonia es de alta calidad debido a que los programas en su totalidad funcionan con profesores ocasionales.
A pesar de que la mayoría de personas entrevistadas dijeron conocer la existencia de la Universidad de la Amazonia y mencionaron alguno de sus programas, (hecho que se puede explicar por el perfil de los egresados y la conformación económica de Leticia que se fundamenta en instituciones estatales y comerciales en donde trabajan buena parte de los estudiantes), es apenas lógico pensar que dado el tamaño de la sede, la ausencia de un cuerpo administrativo y docente y las dificultades para ampliar la oferta de programas académicos, el impacto de la Universidad de la Amazonia en el Departamento haya sido bajo y sus objetivos se deban centrar en Leticia. De hecho en sus programas no se han matriculado estudiantes ni de las comunidades rurales de los municipios de Leticia y Puerto Nariño ni del resto del Departamento. Estos factores sumados a las dificultades anotadas para el desarrollo de los programas, no le han permitido a la Universidad, tomar un liderazgo académico importante en la ciudad.
No obstante que la Universidad de la Amazonia no haya podido liderar cuestiones académicas importantes en la región, la dirección se muestra interesada en que se puedan realizar alianzas estratégicas con otras instituciones de educación superior de la ciudad con el fin de ofrecer más programas y en otras modalidades.

 

7. La Universidad Nacional de Colombia sede Leticia: el antes y el ahora


8. Como Estación Científica


En el ambiente leticiano se percibía hasta hace pocos años que las expectativas creadas en torno a la llegada de la Universidad Nacional a la ciudad, a finales de los ochenta y principios de los noventa, no se habían cumplido. Esta afirmación se pudo comprobar en las entrevistas realizadas pues la percepción de la gente sobre la investigación es que aportaba poco a la región. Igualmente la calificaron como un ente aislado de la realidad local, con mala presencia en la ciudad, poca integración con la gente lo que da como resultado una mala evaluación de su labor. El 81% de los entrevistados dijeron saber que la Universidad funcionó en sus inicios como Estación Científica e Instituto de Investigación. De las personas que catalogaron su desempeño en relación con la ciudad en esa época, el 36% lo califican como Regular, un 21% como Malo, un 14% como Muy Malo y un 29% como Bueno.

9.La Universidad hoy: la Sede Leticia y su papel protagónico en la ciudad


La percepción obtenida de las personas entrevistadas conduce a pensar que indiscutiblemente la imagen de la Universidad Nacional ha cambiado, entre lo que era antes: Estación Científica y lo que representa ahora: la Sede Leticia. En el ambiente local no solo se percibe un cambio cualitativo en la relación con la ciudad gracias a las múltiples opciones ofrecidas en los últimos años, sino que también se ha transformado en el imaginario local, la concepción de estudios universitarios. Se podría decir que cualquier ciudadano de Leticia puede opinar algo bueno de la Universidad Nacional Sede Leticia; inclusive personas de lugares más lejanos como el municipio de Puerto Nariño, se manifiestan frente al cambio en el ambiente estudiantil que ella ha producido: Roberto López del Resguardo Indígena Ticuna-Cocama-Yagua de este Municipio dice: “En la ciudad no lo ha percibido pero en las comunidades se siente que hay más oportunidades. Tanto profesores como estudiantes lo comentan. Se siente que la Universidad está pensando en los estudiantes”. Este testimonio reafirma que el impacto ha trascendido las fronteras de la ciudad. No es casualidad entonces que el total de personas entrevistadas conozcan o sepan de su existencia en la ciudad y que el 80% de ellos tenga o haya tenido relación o vinculación con la Sede en alguno de sus programas o servicios. Pero no solo se conoce de la existencia de la Universidad Nacional, se habla de ella y se habla bien. El 64% de los entrevistados califican como Bueno y el 36% como muy Bueno el papel que desempeña la Nacional en la ciudad.
Entonces hay múltiples razones por las cuales la Universidad pasa sobrada el examen de la sociedad leticiana. Uno de los argumentos más encontrados fueron los relacionados con las facilidades, oportunidades y posibilidades que se están ofreciendo a la gente para estudiar en áreas que se pueden aplicar en la región amazónica. En el ámbito social es importante destacar que, como actor principal, la Universidad tiene un papel protagónico que algunos califican como “catalizador interesante”, lo cual se suma a la percepción ciudadana de la amplitud de servicios que presta a la comunidad. Aunque podría pensarse que aun no es tiempo suficiente para hacer una evaluación rigurosa de sus pregrados, las personas califican como muy buenos los servicios que se prestan y principalmente, como reflejo de la imagen que se tiene a nivel nacional, la gente confía en la calidad de la educación impartida en los programas. Hay otros indicadores que reafirman el posicionamiento simbólico que tiene, pues sus instalaciones que no las tiene ninguna otra institución educativa en la región, son motivo de reafirmación de los calificativos asignados. La universidad debe formar masa crítica y las personas entrevistadas lo tienen claro al resaltar que “se está llegando al pueblo” y su papel protagónico al liderar “cuestiones interesantes”, ha sido uno de los factores que también ha mejorado su imagen.

La Sede Leticia de la Universidad Nacional de Colombia nació en 1994 (Acuerdo No. 013, Acta No. 03 del Consejo Superior). En sus primeros años, y continuando con la tradición en la región, la Universidad se dedicó a realizar investigaciones, principalmente en los campos de la biología la antropología y la sociología. Si bien hay un sinnúmero de documentos en que se reafirman sus funciones en la Amazonia, se destaca el hecho encontrar en todos ellos la importancia que tiene la docencia para el cumplimiento cabal de su misión: ““Las funciones […] fueron descritas muy brevemente y de manera muy general en los Acuerdos por los cuales se crearon la Sede Leticia y el Instituto IMANI; entre estas se destacan, para el caso de la docencia: “contribuir a la unidad nacional y estudiar y enriquecer el patrimonio cultural, nacional y ambiental de la Nación” (Acuerdo No. 13 de 1994, Sede Leticia) y “promover la investigación, la docencia y la extensión en distintas áreas de conocimiento,” (Acuerdo No. 12 de 1995, el IMANI, Pág. 1).””
Otro texto reafirma desde el nivel nacional este compromiso. El documento del CONPES (1995) dice que la “Conformación de comunidades académicas en regiones de integración fronteriza,” refiere a numerosas funciones de la Universidad Nacional en las fronteras. […] y propone que el programa universidad de frontera “propenderá por el impulso, fomento y desarrollo de: ... los procesos de integración educativa entre las universidades y las zonas limítrofes; las actividades de investigación y extensión relacionadas con los temas de frontera ...; los programas de pregrado y postgrado que atiendan a las expectativas de las comunidades...” (Pág. 1-2).

 

10. Los programas de pregrado en la Sede y las expectativas en Leticia

11. Lingüística: el primer pregrado


Con la apertura en el 2000 del pregrado de lingüística la Sede Leticia dio el primer paso en su formación de profesionales en la región. En la actualidad se encuentran realizando trabajo de grado los 20 estudiantes que terminaron el ciclo de materias. Era casi de esperarse que dado el desempeño anterior de la sede, la evaluación obtenida de esta primera etapa (como Estación Científica) que se mencionó anteriormente, y a menos de un año de graduar los primeros profesionales en Lingüística, éste no ocupe aun un lugar en el imaginario de los leticianos. Esto se comprobó en el desarrollo de esta investigación al pedir a los entrevistados que mencionaran los programas que conocen en las universidades de la ciudad. Lingüística aparece en quinto lugar luego de los programas de Administración de Empresas, Contaduría, Administración Pública y Etnoeducación.
Antes de iniciar la carrera de Lingüística (2000) se hicieron, desde la Sede de Leticia, una serie de diagnósticos sobre el estado de la formación universitaria, expectativas de los bachilleres, indígenas bachilleres con posibilidades de acceder a formación universitaria, necesidades de formación docente y otros aspectos. En la justificación de la apertura de la carrera en la Sede, se hacía referencia a que en la región se concentran las problemáticas del contacto y del cambio lingüístico […] y se aducía la necesidad de estudios académicos para apoyar las políticas y la planificación lingüística.

 

12. Ciclo de fundamentación en áreas básicas y pregrados: motivadores del cambio en el ambiente estudiantil de la ciudad

Bastante interesante fue para la ciudad la actividad que se generó a raíz de la apertura en la Sede Leticia de una convocatoria para estudiar pregrados, dirigida principalmente a egresados de los colegios locales y del Departamento. La dinámica estudiantil se sintió cambiar radicalmente. Los estudiantes recién graduados vieron cómo se abrían por fin las posibilidades de continuar su formación en la ciudad y no en cualquier universidad, sino en “la Nacional”. La apertura del Ciclo de fundamentación y el Ingreso por Áreas o Pregrados, contribuyó definitivamente a consolidar la posición de la Sede como una institución al servicio de la región, luego de un proceso continuo de acercamiento a la ciudadanía por medio de la extensión universitaria y cultural. “El ciclo de fundamentación se constituyó en una propuesta para contribuir a la formación académica y profesional de los bachilleres de los colegios del departamento del Amazonas”.
Al “Semestre de Fundamentación” se inscribieron 400 personas de las cuales se seleccionaron 100 que recibieron educación en las áreas básicas de Lenguaje, Matemática e Informática. “Los estudiantes estuvieron motivados por el hecho de poder contribuir en el futuro de la región mediante el conocimiento de disciplinas que bien pueden mejorar el nivel de vida de la población amazonense”
Al iniciar el ciclo de fundamentación estaba claro para la Universidad que la Educación Media en el Departamento tiene una serie de fallas y que su misión no es mejorar las deficiencias que tienen los estudiantes desde el bachillerato, no obstante, los cursos impartidos en estas las tres áreas, además del componente informativo, contaron con un compromiso decidido en la formación de los alumnos tanto de parte de los profesores venidos de Bogotá, como de los docentes de la Sede y esto se refleja, en parte, en una síntesis de las evaluaciones de cada curso. En lenguaje “el trabajo se dirigió al fortalecimiento de estas falencias y como resultado se obtuvo un cambio de actitud de parte de los estudiantes quienes reconocían las debilidades en su formación específicamente en lo relacionado con el conocimiento y práctica de metodologías de lectura, escritura e investigación”. En matemática “al final del curso se observó una mejoría en el dominio de conceptos básicos, cambios en las formas de argumentación y mejor comprensión de los enunciados de los problemas, planteando preguntas y buscando alternativas de solución” y en informática “En general los estudiantes mostraron buenas actitudes para el trabajo pero dificultad para trabajar en grupo”
La dinámica estudiantil generada con el ciclo de Fundamentación se continuó con el ingreso a los programas de Ciclo Básico o Ingreso por Áreas. Si bien fueron muchos los estudiantes que no lograron ingresar en ninguna de las dos convocatorias (Semestre de fundamentación e ingreso por áreas), estas ofertas sembraron las expectativas de entrar a la Universidad Nacional en años siguientes.

13. Los pregrados: el impulso a una dinámica universitaria en Leticia

Tendría que desconocerse la realidad actual de Leticia, para no percibir el cambio en la dinámica juvenil que ha generado la apertura de los programas académicos de pregrado en la Universidad Nacional de Colombia. Ya hay incluso referencias en libros recientemente publicados, de la oportunidad que dio a los bachilleres leticianos y amazonenses la apertura del ciclo de fundamentación y los pregrados “Cuando la Universidad Nacional dejó de ser el centro de la profundización de la teorización de la teoría y se abrieron nuevos cupos para estudiantes amazonenses raizales seguí haciendo presencia en sus clases como estudiante asistente pero no matriculada”.
El 68% de los entrevistados aseguran que la dinámica estudiantil de la ciudad ha cambiado a partir del año 2003. Entre las manifestaciones de este cambio se destacan desde la oportunidad que se ha abierto para que los estudiantes continúen su formación localmente, hasta atribuirle a esta etapa de la Universidad la creación de un ambiente universitario en la ciudad, sin descartar que se percibe ahora mucho más cercana, que ha aumentado en el interés de los jóvenes en estudiar e ingresar a la Nacional y que la ciudadanía tiene ahora mucho más confianza en ella.
Al ingresar al ciclo básico los estudiantes de los pregrados se dividen en dos grupos y realizan tres semestres en los que estudiarán asignaturas comunes. En el cuarto semestre los estudiantes continuarán algunos de sus estudios en la Sede y en otras sedes de la Universidad Nacional, lo anterior con el compromiso de que regresen a la Leticia y desarrollen su trabajo de grado en la región.
En el segundo semestre de 2003 luego de terminado el Ciclo de fundamentación y aplicado el examen de admisión especial en la Sede Leticia, se matricularon 70 personas a los programas de Ciencias Humanas (23) y Ciencias e Ingeniería (47). Al examen especial se presentaron 202 inscritos. La diferencia con los 400 presentados al ciclo de fundamentación “se debe a factores como la necesidad de pagar la inscripción al examen de admisión—frente a la inscripción gratis al Semestre de Fundamentación—y tal vez una aversión social al riesgo de no ser admitido”
Si se hiciera una proporción con base en los bachilleres egresados de los colegios del Departamento para el año 2002, se puede decir que solamente con abrir esta posibilidad, se ha cubierto casi el 10% de los egresados de la EMV en ese año (sin decir con esto que todos los estudiantes que ingresaron se hayan graduado en el 2002).
Testimonio del impacto que tuvo en la ciudad la apertura de los programas de Ciencias Sociales y Ciencias e Ingeniería es que el 76% de las personas conocieron su apertura. De estas personas el 58% mencionó alguno de los programas de Ciencias e Ingeniería y un 32% los relacionados con Ciencias Sociales. Igualmente una evaluación interna del desempeño en estos programas dice: “El balance general, sin desconocer críticas y problemas de funcionamiento, es bastante positivo”

 

14. Ventajas del ingreso por áreas:


El ingreso por áreas al ciclo básico con materias comunes en los primeros semestres, se fundamenta en una serie de ventajas que lo justifican e incluso este tipo de modalidad, permitiría servir de base para repensar programas similares que se ofrecen en otras sedes. Algunas de estas ventajas son:
El hecho de que los estudiantes vean materias similares en los primeros semestres permite recoger la experiencia acumulada por los diferentes programas en las otras sedes. Una evaluación de los cursos ofrecidos en los primeros semestres en las diferentes carreras de áreas afines (p.e. historia, geografía, antropología) reveló que muchas de ellas tienen básicamente el mismo contenido pero con diferente nombre. Las materias ofrecidas en el primer semestre fueron para Ciencias e Ingeniería: Estadística, Ingeniería Agronómica y Agrícola, Geografía, Biología, Inglés y Matemáticas. Para Ciencias Humanas: Historia Amazónica, Historia de América, Etnología de Colombia, Teoría de las Ciencias Humanas, Geografía de Colombia e Inglés.
Hace un aporte regional específico debido a que se basa en materias relevantes que no se ofrecen en ningún otro lugar del país, además recoge la experiencia acumulada por los investigadores de la Universidad en la región y permite que las materias sean de total aplicación en la Amazonia.
De esta forma se promueve la interdisciplinariedad pues al momento de llegar al cuarto semestre, cuando se debe tomar la opción por una de las carreras, ya se tienen unos conocimientos comunes que fundamentarán el diálogo entre los profesionales de las diferentes disciplinas.
Es un programa dirigido principalmente a los jóvenes recién graduados del colegio, lo que permite una mayor comunicación e integración entre los estudiantes y de éstos con la Universidad.
Se promueve la creación de un ambiente universitario en la ciudad y hay incluso propuestas de varias autoridades de formar una ciudadela universitaria.

 

15. A la Universidad le sucede como a los equipos de fútbol: muchos leticianos no los conocen pero les gusta por que saben que son buenos


Los programas ofrecidos en la actualidad por la Universidad Nacional son una verdadera oportunidad para los bachilleres recién egresados de los colegios del Amazonas. El diagnóstico muestra que es la Nacional la única universidad que le está brindando posibilidades reales de estudios superiores a los bachilleres recién egresados de Leticia. Los programas ofrecidos en otras universidades tienen modalidades cuyos grupos objetivo son personas que se encuentran trabajando y devengan salario que les permite continuar sus estudios. Si bien las universidades que operan en la ciudad ofrecen variedad de programas, éstas no son vistas como las alternativas para los recién egresados del bachillerato. “La Universidad Nacional de Colombia da opción de estudiar que no había antes”.
De esta manera se continúa la disciplina de estudio entre la juventud del Departamento que había visto frustradas sus aspiraciones de formación profesional en la región. Este es quizás uno de los principales atributos que tienen los pregrados. Por ser la principal universidad del Estado colombiano, los costos no se convierten en un impedimento para estudiar.
Además de ser catalogado como bueno y muy bueno el papel que desempeña en este momento en la ciudad, se le deben sumar otros aspectos relevantes que justifican su presencia y ameritan que sus esfuerzos se sigan apoyando desde el nivel central. En la ciudad se percibe, como se anotó arriba, un mayor conocimiento de sus servicios y actividades, y se le atribuye el hecho de haber provocado un cambio en el ambiente estudiantil en la ciudad.
La planta de profesores de la Sede permite soportar los programas de pregrado que se ofrecen. El conocimiento acumulado por la investigación y la experiencia de sus docentes en la Amazonia aseguran la calidad de los conocimientos impartidos. Ninguna otra universidad de la ciudad tiene planta docente ni la infraestructura de la Nacional.


16. La Sede Leticia le cuesta poco a la Universidad


No se puede evaluar el desempeño de la Universidad en su Sede Leticia únicamente desde la óptica económica. Las evaluaciones puramente económicas no dan cuenta de los impactos sociales que se han obtenido y se obtendrán en el futuro. Sería un error desconocer el importante papel que ha cumplido en los últimos años, y el lugar protagónico que tiene en este momento en la ciudad. Si se pudieran analizar los beneficios sociales que se han obtenido en la ciudad gracias a las actividades, opciones y alternativas que se han abierto en la Nacional en los últimos años, de seguro éstos sobrepasarían ampliamente a los costos que genera su funcionamiento. Es indiscutible que la Universidad ha empezado a colmar las expectativas de la gente con su desempeño actual, y se espera que ella antes de reducirse, se fortalezca en todos los aspectos, pues para un lugar como Leticia es fundamental la formación de masa crítica para cualificar los temas en todos los campos del saber, y está demostrado que la Universidad ha asumido ese papel.
Y más aun, si se hiciera la evaluación económica tampoco se encontraría que la Sede Leticia le cuesta mucho a la Universidad. Mas bien lo que se ve es, dada la magnitud de la obra desarrollada, una utilización muy eficiente de los recursos, pues la Sede Leticia le ha representado a la Universidad Nacional de Colombia en los últimos cinco años, un porcentaje que ni siquiera alcanza el 2% (Tabla 2). Esto aplica igualmente para las otras sedes de frontera que apenas le han significado al presupuesto general de la Universidad cerca de un 6% en los últimos cinco años.
La participación de la Sede Leticia en los últimos cinco años en el presupuesto global de la Universidad ha sido en promedio de 0.39% y se ha incrementado de 0.35% en 1999 a 0.56% en 2003, (Gráfico 3) año en el cual se dio apertura a los programas de pregrado lo “que significó un aumento considerable en el presupuesto de funcionamiento, […] gastos de inversión iniciales como adquisición de mobiliario, equipo de laboratorio, adecuaciones físicas”. De acuerdo con lo anterior un análisis comparativo del costo por estudiante con otras sedes, podría resultar en un principio desventajoso. Sin embargo, dado el aumento progresivo de estudiantes en la Sede con la apertura de la Maestría y la Especialización en Estudios Amazónicos, los pregrados en Ciencias Sociales y Ciencias e Ingeniería y el Postgrado en Salud Ocupacional, cada vez se disminuye el costo por estudiante pues se están utilizando de forma más eficiente las instalaciones al generarse economía de escala. Se puede prever que las ganancias para la Universidad además de las inversiones en obras de infraestructura, adecuación y mejoramiento de la Sede, serán en el mediano plazo el mejoramiento de las condiciones de vida de la región. La universidad no debe invertir solamente pensando en su propio beneficio.

 

17.La Sede Leticia también es formación integral


Entender los programas de pregrado de la Sede Leticia simplemente como una forma de transmisión de conocimiento o como un gasto en que incurre la Universidad sería un error, pues es mucho más que eso y las ganancias mayores. La importancia otorgada a la docencia en la Sede Leticia se ha visto respaldada en los programas de pregrado, por un compromiso decidido de la planta docente por la formación de valores en los estudiantes. A la universidad no se va simplemente a recibir conocimiento teórico, la formación impartida se caracteriza por ser integral en la medida en que tanto profesores de la Sede como los invitados, han asumido con especial responsabilidad el proceso con los nuevos estudiantes. La Universidad en su conjunto ha promovido y utilizado diferentes actividades y metodologías que han desarrollado en los estudiantes el sentido de pertenencia, y el compromiso que implica tener la oportunidad de estudiar en ella. Igualmente las instalaciones se prestan para hacer un ambiente agradable.
La infraestructura permite y obliga a que se den programas diurnos, presenciales, pues está organizada para esto. La plataforma desarrollada no tendría sentido sin estudiantes. La infraestructura de las otras universidades e institutos no se compara ni de lejos con la de la Nacional. El esfuerzo que se ha hecho en diseño, construcción, adecuación, mantenimiento y mejoramiento de la Sede, exige y amerita que sean utilizadas buscando el mejor provecho. El agradable ambiente que se ha formado luego del ingreso de los estudiantes de pregrado, es la mejor prueba de las alternativas que se han brindado a los egresados del bachillerato y a la comunidad en general. Luego de la apertura de los programas y el ingreso de los estudiantes, muchas otras personas se han motivado a visitar la universidad y hacer uso de sus servicios, situación que no se presentaba cuando era Estación Científica pues la gente lo veía como un “ente aislado” al cual “daba temor” entrar. Hoy día “la Universidad es de la ciudad”.
Las autoridades consideran “muy importante el paso que ha dado la Universidad en esta dirección (los programas de pregrado) pues puede motivar y promover que las instituciones gubernamentales apoyen económicamente en un futuro a los estudiantes que ingresen a ella” (Andrés Zambrano com. Pers.) Los dirigentes gubernamentales ven que las posibilidades de realizar trabajos conjuntos entre la Universidad y las instituciones estatales se están aumentando dada la mayor vinculación de estudiantes leticianos a los programas académicos y a los servicios que se están ofreciendo.

 

18. ¿Qué pasaría si la universidad retornara a Estación Científica o únicamente se dedicara a Investigar?


En un breve resumen, se plasman las reacciones que suscita la posibilidad de que la Universidad Nacional se convierta nuevamente en Estación Científica y no ofrezca más carreras en el Amazonas. Después de las impresiones anotadas en torno al papel de la Sede Leticia en la actualidad, es poco lo que se puede decir en este sentido, simplemente mencionar algunos de los testimonios que ratifican la importancia de la Universidad para la ciudad y no conciben que se pueda llegar a un retroceso de tal magnitud.
Al consultar sobre esta posibilidad el 96% de los entrevistados dicen que si la Universidad tuviera un retroceso de este tipo, la ciudad cambiaría la percepción sobre ella. Hay toda una serie de razones por las cuales se daría este cambio de percepción. Algunos de los motivos van desde argumentar que no tendría sentido, hasta los dirigentes y autoridades políticas que verían muy difícil que la ciudad volviera a permitir que se tuviera una Sede sin programas para bachilleres. Otras personas califican como frustrante, círculo cerrado, pérdida terrible para la región, etc. una determinación de este tipo. Autoridades municipales y departamentales se muestran muy en desacuerdo con la posibilidad y dicen que “ese no es el pensamiento del presidente de la República” (Juan C. Velásquez, Alcalde de Leticia. Com.pers.) y si eso sucediera “no la dejaríamos estar pues investigaciones es lo que se tiene en la ciudad y no se ve su utilidad” (José T. Quiñónez. Gobernador del Amazonas. Com.pers.)

 

19. Conclusiones y recomendaciones


La investigación para la docencia y viceversa


La revisión de documentos de la Universidad Nacional Sede Leticia permite concluir que tan importante como la investigación, la docencia ha ocupado un lugar importante en la instrumentación de la misión de la Sede. En los documentos principales en que el IMANI se propone que debe haber tanto docencia como investigación en la Sede Leticia: “[…] especialmente una docencia fuertemente vinculada a los proyectos de investigación”. Ya en un documento de 1997 se afirma. “Y si bien el modelo actual se centra en la figura de un instituto de investigaciones, es en realidad la figura de Universidad Nacional quien prima sobre la del instituto. En otras palabras antes que instituto somos Universidad y antes que investigadores somos profesores”.
En la actualidad está claro que debe haber un proceso continuo de retroalimentación entre investigación y docencia. La investigación fundamenta la docencia y los programas académicos permiten entre otras cosas, determinar y alimentar los campos investigativos que se deben trabajar. La docencia incluye por tanto, pregrados y postgrados. Se debe tener igual cuidado con la oferta de programas de manera que no se vaya a saturar el mercado, o la otra opción que se tiene es que los programas de la Sede Leticia, p.e. biología, antropología puedan ser tan apetecidos en un futuro que se ofrezcan aquí para personas del resto del país.
El camino recorrido por la Universidad hasta el momento ha empezado a mostrar los resultados que la región esperaba. La tradición, experiencia y reconocimiento científico como centro de investigaciones, se ven ahora volcados a la formación de profesionales de la región y para la región. Esto no significa que la Universidad vaya a abandonar la investigación. Por el contrario, con los programas docentes se espera una retroalimentación y un nuevo aire para las investigaciones cuyos resultados tendrán ahora mayor aplicabilidad a la realidad cotidiana del Amazonas.
La presencia de la Universidad Nacional de Colombia Sede Leticia representa para el imaginario y la cotidianidad de la región, uno de los elementos más valiosos que haya implementado el Estado colombiano, en los últimos años. Las personas no solo de Leticia sino de Puerto Nariño y las comunidades rurales conocen la Universidad Nacional, saben de ella y con diferentes grados de información tienen conocimiento global de su quehacer, sus programas y servicios.
El hecho de abrir una oportunidad de estudio para los bachilleres recién egresados del departamento del Amazonas ha impulsado la creación de un ambiente universitario en la ciudad y ha dado un nuevo aire a la academia en el nivel local.
Además de necesaria, es urgente la formación de profesionales locales que administren los destinos de la región. En múltiples reuniones donde participan los dirigentes locales es evidente la falta de conocimientos y de preparación para enfrentarse a la administración y la planeación pública. Esto se debe en buena medida a la ausencia de conocimientos, que obviamente responde en parte a una baja formación académica. En reuniones con autoridades locales se nota que están motivados a participar en cargos públicos más por voluntad (y en ocasiones por ingresos) que por ser las personas más idóneas de la región para asumir estos cargos. La Universidad Nacional tiene una oportunidad de cambiar, gracias a la labor de formación que está realizando con los estudiantes, la forma de concebir y administrar los destinos del Departamento.
Este texto debe convertirse en insumo para la evaluación del funcionamiento de la Universidad Nacional Sede Leticia luego de la apertura de los nuevos programas. Un año o un semestre es poco tiempo para hacer una evaluación sobre un programa académico. Además lo que se pretende no es solamente hacer una evaluación crítica sobre el programa sino ver, desde el punto de vista de la misión de la Universidad, si sus objetivos de formar masa crítica y apoyar a las sociedades regionales en su proyecto de desarrollo, se está cumpliendo.
En las estadísticas nacionales, por ejemplo las utilizadas por el DNP, no aparecen detallados los datos de los nuevos departamentos. El Amazonas sigue siendo ignorado y sus problemas, junto con el resto de nuevos departamentos, siguen desconocidos. Es apenas lógico pensar que esta situación no vaya a cambiar en el corto plazo, pero la región y los problemas que tiene no se pueden ignorar por la academia y si hay posibilidades de que ella intervenga positivamente en su solución, no hay tiempo que perder.
En el estudio realizado se percibe que falta difusión de la información en ciertos ámbitos. En los rectores de los colegios, por ejemplo, se percibe que “la Universidad hace cosas buenas” pero no hay un conocimiento claro y detallado de servicios fundamentales como el ingreso por áreas que es uno de los aspectos fuertes en este momento. Ellos saben que abrieron unas carreras, pero cuando se les habla de la modalidad de complementar la carrera en otra sede de la Universidad Nacional de Colombia con el compromiso de regresar a la región, no están enterados, pero sí les parece una opción muy interesante, atractiva y necesaria de apoyar. Si bien se hizo una buena difusión para la apertura del Semestre de Fundamentación y el ingreso por áreas, se puede concluir que se hace necesaria una campaña más amplia y fuerte para promocionar estas modalidades y los otros servicios de la Universidad.
Para esto se recomienda montar una sección que se dedique únicamente a trabajar en la difusión de los servicios, programas y alternativas que se ofrecen en la Universidad. Que además trabaje de manera personal con todos los coordinadores de las instituciones. Se deben aprovechar eficientemente los espacios creados en la ciudad con las emisoras radiales y los periódicos locales. De una buena estrategia de comunicación también depende el impacto que se pueda lograr en la ciudad.
Es recomendable igualmente establecer alianzas con otras instituciones de educación superior como la Escuela de Administración Pública ESAP, el SENA, la Universidad de la Amazonia y otras en busca de ampliar la oferta de programas de pregrado para los bachilleres del Departamento y optimizar la utilización de recursos, infraestructura y capital humano. En el ambiente se percibe la necesidad de crear una ciudadela universitaria, que dinamice a la juventud y le de oportunidades de formarse, de prepararse y la plataforma que se ha ido creando con las ofertas académicas universitarias permitirá lograr este objetivo.

20. Fuentes consultadas


Gobernación del Amazonas y Universidad Nacional de Colombia – Sede Leticia. 2003. Centros Comunitarios de Educación Superior (CCES) para el Departamento del Amazonas.
Gobernación del Amazonas. 2003. Presente y futuro de la educación superior en el departamento del Amazonas
Navia G. 2004. Leticia, noches de calor húmedo. Leticia.
Secretaría de Salud Departamental. s.f. Perfil epidemiológico del departamento del Amazonas
Universidad Nacional de Colombia Sede Leticia. 1997. Evaluación de los documentos acerca de la misión de la Universidad Nacional – Sede Leticia y el Instituto Amazónico de Investigaciones – IMANI
Universidad Nacional de Colombia. Sede Leticia. 18 de febrero de 2004. Informe admisión por áreas en ciencias-ingeniería y ciencias humanas
Participación de la Sede Leticia en el presupuesto general de la Universidad Nacional 1999-2003

 

21. Personas entrevistadas


José Tomás Quiñónez. Gobernador del Departamento del Amazonas
Juan Carlos Velásquez. Alcalde Municipal de Leticia
Roberto López. Resguardo Ticuna-Cocama-Yagua Puerto Nariño
Andrés Zambrano. Secretario de Planeación Municipal
Mirsa Barbosa. Secretaría de Educación Municipal
Orlando Pérez Velasco. Secretaría de Educación Departamental. Supervisor escolar
Felisa Ramírez Caro. Secretaría de Educación Departamental. Supervisora
Helia Fenora Neira. Coordinadora Nutrición. Secretaría de Salud Departamental
Zulma Ramírez Vinasco. Nutricionista, dietista. ICBF
Mauricio Pérez. Director. Emisora Comunitaria Futuro Amazónico
Olga Beatriz Maldonado. Directora Red de Solidaridad Social
Luz Marina Mantilla. Directora. Instituto SINCHI
Gloria Revelo. Coordinadora Área Cultural. Biblioteca del Banco de la República
Daniel Camargo Rincón. Clínica Leticia. Odontólogo
William Narváez Mendoza. Selvamotor. Auxiliar contable
Julián Andrés Ramírez. INEM. Estudiante
Marlbin Moreno. INEM. Estudiante
Julián David González. INEM. Estudiante
Myriam Niño, Natalia Eleuterio. INEM. Estudiantes
Eliana Patricia Boorquez Grau. INEM. Auxiliar de secretaría académica
Robinson Parra. Créditos Parra. Propietario
Sandra Mora. Instituto SINCHI. Secretaria de Dirección
Oliverio Cabrera. Casa el Opita. Propietario
Francy Milena Marín. Créditos Parra. Secretaria
Patricia Santos. Cristo Rey. Secretaria de rectoría
Héctor Álfred Bernal. Coordinador Universidad de la Amazonia


Agradecemos a Juan Álvaro Echeverri por sus comentarios y sugerencias
** La lista de entrevistados y fuentes consultadas se encuentra al final del documento
* Estos 1.624 de EMV comprenden estudiantes de grados 10, 11, 12 y 13
** Esto es entre 7 y 14 estudiantes. Cifra que estiman las personas entrevistadas, pues en los colegios no se hace un seguimiento de los egresados.
Gobernación del Amazonas y Universidad Nacional de Colombia – Sede Leticia. Diciembre de 2003. Centros Comunitarios de Educación Superior (CCES) para el Departamento del Amazonas
Ídem
Ídem. Pág. 13
Navia G. 2004. Leticia, noches de calor húmedo. Leticia
Universidad nacional de Colombia. Sede Leticia. Informe admisión por áreas en ciencias-ingeniería y ciencias humanas. (18 de febrero de 2004 : 1)
Ídem. Pág. 1
Participación de la Sede Leticia en el Presupuesto General de la Universidad Nacional 1999 – 2003
Evaluación de los documentos acerca de la misión de la Universidad Nacional – Sede Leticia y el Instituto Amazónico de Investigaciones – IMANI. Allan A. Wood S. 31 de octubre de 1997


Sexta Edición - Mayo de 2004