Pensar y reír:

Los refranes de los especialistas

  1. Más vale plumífero volador en fosa metacarpiana, que segunda potencia de diez pululando por el espacio.
    (Más vale pájaro en mano que cien volando)
  2. Crustáceo que pierde su estado de vigilia, es arrastrado por las corrientes marinas.
    (Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente)
  3. Relátame con quién deambulas y te diré cuál es tu idiosincrasia.
    (Dime con quién andas y te diré quién eres).
  4. A perturbación ciclónica en el seno ambiental, rostro jocundo.
    (Al mal tiempo, buena cara).
  5. Ocúpate de la alimentación de las aves córvidas y éstas te extirparán las estructuras de las fosas orbitarias que perciben los estímulos de luz.
    (Cría cuervos y te sacarán los ojos)
  6. El globo oftálmico del poseedor torna obeso al bruto vacuno.
    (El ojo del amo engorda el ganado)
  7. Quien a ubérrima conífera se adosa, óptima umbría le entolda.
    (El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija)
  8. A equino objeto de un obsequio, no se le aquilatan los colmillos
    (A caballo regalado, no se le mira colmillo)
  9. El rumiante cérvido propende hacia el accidente orográfico.
    (La cabra tira al monte)
  10. No existe adversidad que por sinecura no se trueque.
    (No hay mal que por bien no venga)
  11. La ausencia absoluta de percepción visual torna insensible al órgano cardíaco.
    (Ojos que no ven, corazón que no siente)
  12. No está la pastosa mezcla de cereal pulverizado y humedecido para manipulaciones reposteriles.
    (La masa no está para bollos)
  13. El que embriológicamente es traído al mundo con el diámetro antero posterior de la cavidad abdominal aumentado, no logrará reducir su contenida visceral por más intentos forzados extrínsecos de reforzar la pared en su infancia.
    (El que nace barrigón, ni que lo fajen de chiquito).


Septima Edición - Junio de 2004