Debates:

 

Comentarios acerca de la Licitación:

"Diseño del programa académico y curricular de periodismo en la Universidad Nacional de Colombia"

 

La Universidad Nacional de Colombia es la Universidad del Estado en el conjunto de Instituciones universitarias del país; su carácter histórico y su razón social, la singularizan como la Universidad de la Nación colombiana.

La misión que el Estado le ha asignado le establece retos y responsabilidades académicas específicas, que reclaman de la comunidad que la integra, su vigilancia y defensa permanente. Por esta razón, cuando El pasado 11 de marzo el diario EL TIEMPO anunció una “invitación pública a cotizar, para el diseño de un programa curricular de pregrado, (1) sentí como miembro de esta comunidad la obligación de hacer un análisis en relación con el objeto de la convocatoria y lo que significa para la concepción de Universidad, entregar una responsabilidad académica de la envergadura de un programa académico a personas ajenas a la Institución.

En primer lugar para crear un programa curricular nuevo, la Universidad Nacional de Colombia, exige las siguientes condiciones académicas, mínimas necesarias aunque no suficientes:

De un lado, una historia académica consolidada, desarrollos en investigación, en docencia y en interacción social. En segundo lugar, un grupo proponente consolidado, que garantice la sostenibilidad de la propuesta en el tiempo y que justifique la pertinencia social y la calidad académica. De otro lado, un programa curricular propuesto, debe responder a las necesidades del proyecto académico de la Universidad Nacional, como sucede en cualquier universidad de prestigio internacional. Las propuestas de programas curriculares, surgen entonces, de la tradición y dinámica de la comunidad académica, de la construcción colectiva, del conocimiento y experiencias acumuladas.

Una vez elaborada la propuesta de programa, y avalada por la unidad básica de gestión académica administrativa, se presenta para aprobación al consejo de la facultad a la que se adscribe el programa. Posteriormente, las propuestas son estudiadas en el comité de programas curriculares de la Universidad y en el Consejo de Sede o Académico, (según el programa).

Generalmente los programas tienen una ronda de discusiones académicas que permiten precisar los objetivos y contenidos de las propuestas, la asignación clara de recursos, en especial de los profesores que harán parte del trabajo académico relacionado con el programa curricular, objeto de la discusión.

Otro punto importante para considerar, es el relacionado con la normatividad que debe regir a todo contrato estatal, reglamentado en el Estatuto de Contratación Administrativa, Ley 80 de 1993, que en su artículo 23 define los principios de transparencia, economía y responsabilidad...”.

Considero que ninguna Universidad, repito de prestigio internacional, ha dejado, ni puede dejar la responsabilidad académica a un grupo externo, sin conocimiento de la dinámica interna de la institución y sin una fuerte ligazón con la investigación, la docencia y la extensión universitaria, aspectos que definen el sentido académico de la Universidad.

Mucho menos, se puede pensar que en un lapso muy corto (ocho meses), un grupo externo contratado para crear un programa curricular pueda organizar líneas de investigación, fortalezca sus grupos de trabajo, logre consolidar una tradición académica y asigne a los profesores responsables del programa a no ser que, la Universidad haga un contrato de prestación de servicios para administrar un programa académico originado en ella, lo que estaría en contra de los principios académicos, de su tradición y razón de ser.

Adicionalmente debemos ser realistas, si la Universidad no está preparada para iniciar un programa curricular, mal haría en contratar un grupo para iniciarlo, pues temo que se podrían estar infringiendo los principios de calidad, pertinencia, eficacia, economía y transparencia.

Sin embargo, de todos es conocido que en el área de conocimiento relacionada con el programa curricular objeto de la licitación, la Universidad cuenta con unos grupos académicos de excelencia, otros promisorios y algunos más en consolidación y gestación. Sin embargo y pese a esto, a la Universidad le asiste el derecho de llamar a quien considere, para que la asesore en los temas de la convocatoria, pero reitero, la Universidad cuenta con profesores de gran trayectoria y respetabilidad en el tema de Medios en general y en particular en medios escritos, por ejemplo profesores del IEPRI, de Ciencias Humanas, Artes, Derecho o Ciencias Políticas, para mencionar tan solo el trabajo académico en lo que se denomina el periodismo cultural de investigación.

El efecto de este trabajo juicioso se nota en los reconocimientos nacionales e internacionales que obtienen profesores y estudiantes de la Universidad. Igualmente ocurre en otras áreas. En razón de lo anterior pregunto: por qué no se parte de una evaluación seria sobre las condiciones académicas de la Universidad cuando se trata de ofrecer un programa curricular como el mencionado en la licitación ya citada?
Todo lo anterior hace difícil la comprensión de la verdadera intención de la convocatoria pues no queda claro si de lo que se trata es de un contrato de prestación de servicios para administrar un programa académico o si lo que se contrata es un grupo que desarrolle en su conjunto el programa.

Estas reflexiones conducen a preocupaciones muy serias sobre el objeto de la licitación en cuestión: "Diseño del programa académico y curricular de periodismo en la Universidad Nacional de Colombia, en el nivel de formación de pregrado, de posibles desarrollos de postgrado, de líneas de investigación y de la estructura necesaria para su puesta en marcha y funcionamiento eficiente en el año académico 2005” (el subrayado es mío).

De tal manera, que surgen entonces otros interrogantes, como por ejemplo: Por qué se convocó a un pequeño grupo de profesores que no parecieron ser los más indicados, dado que su propuesta no parece haber sido del agrado de las directivas de la Universidad (ver página oficial de la Universidad)?. Por qué no se hizo una convocatoria amplia a los profesores de las distintas Facultades?. Por qué, si se piensa que no existe una base profesoral sólida que desarrolle el programa, se insiste en crearlo?. Por qué no se ha atendido la sugerencia de iniciar con un postgrado en periodismo con líneas claras de trabajo investigativo? Flaco favor se le hace a un área que tiene muchas falencias en el país. No es más serio y de mayor proyección comenzar con un trabajo que consolide los avances actuales, con proyecciones para el futuro de esta importante área del conocimiento, en cuanto a su desarrollo profesional y académico?. Trabajo que va en el sentido de los principios de autonomía y responsabilidad, expresados en la misión que El Estado le ha otorgado a la Universidad Nacional de Colombia.

No dudo que el grupo que obtenga la licitación, esté conformado por excelentes profesionales del periodismo, pero pregunto ¿un grupo que no tiene ni ha tenido relación con la Institución podrá hacer una tarea que requiere del conocimiento de ella, según argumentamos en estas cortas reflexiones?. Más aún, en la actualidad existen interrogantes y hay una gran discusión sobre el estilo de periodismo que se está haciendo en el país, ávido de información veraz y objetiva.
Hay muchos cuestionamientos y dudas sobre la independencia, los sesgos en la presentación de la información y las inclinaciones periodísticas a favor de determinados grupos económicos e intereses particulares, razón por la que considero que los profesores de la Universidad Nacional deben elaborar un modelo académico para formar periodistas según paradigmas basados en una sólida formación académica, en criterios periodísticos claros, transparentes y con un alto sentido ético de su profesión.

Adicionalmente a lo mencionado hasta ahora, pienso que hay otros peligros en hacer convocatorias como la que se ha venido cuestionando, no parece imposible que si hoy se invita a elaborar un programa curricular en periodismo, mañana podría ser para elaborar diplomados o cursos de especialización que privilegien, como en una “universidad de garaje”, los frutos económicos, por encima de las consideraciones académicas que estamos en la obligación de salvaguardar, como parte de la autonomía responsable y del compromiso social de la academia con la sociedad colombiana, además de ser una manera de fortalecer desde dentro, su privatización.


(1) Términos de Referencia para la presentación de propuestas con el fin de desarrollar el: "Diseño del programa académico y curricular de periodismo en la Universidad Nacional de Colombia, en el nivel de formación de pregrado, de posibles desarrollos de postgrado, de líneas de investigación y de la estructura necesaria para su puesta en marcha y funcionamiento eficiente en el año académico 2005"
Fecha de publicación: Marzo 11, 2004
Apertura: 15 marzo de 2004
Cierre: 19 de marzo de 2004
OBJETO: "Diseño del programa académico y curricular de periodismo en la Universidad Nacional de Colombia, en el nivel de formación de pregrado, de posibles desarrollos de postgrado, de líneas de investigación y de la estructura necesaria para su puesta en marcha y funcionamiento eficiente en el año académico 2005"
Contactos:
Arnoldo Garzón
Asesor Dirección Nacional Financiera y Administrativa.


Septima Edición - Junio de 2004