Informes:

Consejo Superior Universitario - Representación profesoral
Informe de la sesión 06

Sabado 29 de Mayo de 2004
Nota: El presente informe no reemplaza el acta oficialmente aprobada por el CSU

 

Asistentes
Ministra de Educación; Viceministro de Educación; Representantes del Presidente de la República; Representante de los Ex-rectores; Representante del CESU; Designado por el Consejo Académico; Representante de los profesores; Representante de los Estudiantes. 8/8Asuntos del Rector

Presenta al consejero Julio E. Colmenares, designado por el Consejo Académico y actual decano de la Facultad de Ingeniería de la Sede de Bogotá. Informa que el Vicerrector de la Sede de Medellín, profesor Meza, le presentó la renuncia y que en su lugar designó al profesor Argemiro Echeverri, Vicerrector General en su momento, y quien a su vez fue reemplazado por el profesor Alexis de Greif.

Sobre la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia informa que el Profesor Ramón Fayad continúa dando estabilidad a dicha facultad, que ha nombrado el equipo de colaboradores; actualmente realiza los trámites administrativos de rutina y prepara las condiciones para la apertura del proceso de inscripción de aspirantes para la designación de decano en propiedad. Añade que con relación a lo dispuesto por el CSU acerca de la graduación de la profesora Martha Moreno de Sandino, y previo concepto de la Oficina Jurídica Nacional, ha solicitado a la Oficina competente que establezca la pertinencia de apertura de investigación disciplinaria en contra de los anteriores miembros del Consejo de la Facultad antes mencionada

El profesor Fayad informa que a su llegada se habían presentado renuncias por parte de miembros del Consejo de Facultad y que actualmente ha designado nuevos miembros en las posiciones de Vicedecano Académico, Vicedecano de Bienestar y Secretaria de Facultad; se ha reunido el Comité de Personal Académico; se llenará una vacante docente; se realizó el proceso de consulta para la designación de Directores de Departamento, los cuales ya fueron nombrados; se ha conformado el Comité de postgrado. Informa además que la representante profesoral continuará asistiendo al Consejo de Facultad hasta que lo determine la nueva convocatoria a elección de representes profesorales.

El Rector presenta a consideración un proyecto de Acuerdo por el cual se delega al Rector para disponer de 28 cargos docentes correspondientes al programa “Generación 125 Años” y de los 3.7 cargos en unidades de tiempo completo asignados a la Sede de Tumaco. Agrega que los criterios de redistribución de dichos cargos serán enteramente académicos, concertados con las facultades que se beneficiarían y presentados ante el Consejo Académico. El paso de estos cargos por la rectoría sería transitorio mientras estos son redistribuidos a las facultades. El Acuerdo propuesto es aprobado, con la claridad que este no deroga el acto administrativo de creación de la Sede de Tumaco.
Se somete a consideración un proyecto de Acuerdo por medio del cual se establece la figura de “Estudiante Auxiliar” en la Universidad Nacional de Colombia y se derogan los Acuerdos 79 y 80 de 1992. El proyecto contempla que estudiantes apoyen actividades de docencia, investigación, extensión, bienestar universitario y de gestión administrativa de la Universidad.

El rector somete a consideración un proyecto de Acuerdo por medio del cual se suprimen los cargos vacantes de nivel asistencial. Sustenta el proyecto enfatizando que dichos cargos serán traducidos en cargos de nivel profesional, donde se presenta un déficit. El representante profesoral interpone que se debe tener claridad jurídica, en especial en términos de derechos laborales adquiridos, con relación a aquellos quienes conforman las listas de elegibles; sin embargo reconoce que el nivel profesional representa mayor capital de conocimiento con relación a su contraparte asistencial. La representante de los estudiantes objeta la propuesta en términos de políticas de reforma laboral. El Proyecto de Acuerdo es aprobado. El representante profesoral deja constancia de que acoge la propuesta en el entendido de que con base en la ilustración suministrada por la actual administración, no se vulneran derechos de los trabajadores actuales y que en consecuencia no habrá reclamos de las organizaciones sindicales.

El rector informa y lamenta que como consecuencia de una acción terrorista un estudiante de la Facultad de Agronomía de la Sede de Bogotá perdió la vida en la localidad de Apartadó, resultando heridos tres de sus compañeros. La Universidad ha prestado la colaboración pertinente.Asuntos de Consejeros

El representante profesoral hace entrega a los consejeros de pronunciamientos provenientes de organizaciones sindicales de profesores y trabajadores, de organizaciones estudiantiles, de profesores del Departamento de Química de la Sede de Bogotá y del Claustro de la Facultad de Medicina, en los cuales se expresan críticas al contenido, y al procedimiento, de las propuestas rectorales de Plan Global de Desarrollo y de reformas estatutarias.Asuntos de Plenaria

Se abre un debate preliminar sobre los proyectos de reforma estatutaria y de reglamentación para el nombramiento de Rector general de la Universidad Nacional de Colombia. Se considera la posibilidad de que los egresados no participen presentando candidatos; la necesidad de la exposición y discusión de las propuestas de los candidatos; la no obligatoriedad del ejercicio del derecho de libertad de expresión y de reunión; la posibilidad de sustentación de nominaciones con un mínimo de firmas; la discusión virtual de las propuestas; el voto electrónico; la determinación de un grado porcentual de aceptación de los candidatos; el espacio para que al CSU lleguen nombres de candidatos de diversas tendencias; la legitimidad asociada a los nombres provenientes de una consulta a la comunidad universitaria, entre otros.

Consideración del Plan Global de Desarrollo. Se acuerda realizar una discusión y aprobación secuencial de cada una de las secciones del Plan. La representación profesoral acoge el procedimiento, excepto que junto con la representación estudiantil, su voto definitivo será al final sobre el conjunto del Plan.

El representante profesoral interviene para presentar y dejar constancia de un presunto incumplimiento en la secuencia dispuesta estatutariamente para la aprobación del Plan. Muestra que lo dispuesto en el literal a, numeral 8 del Artículo 36 del Estatuto, debe ser seguido por lo dispuesto en el literal b del mismo numeral; la aprobación del proyecto de Plan en el Consejo Académico debe ser antecedida del concepto de los delegados de la colegiatura nacional; los delegados de la colegiatura nacional fueron escuchados en el Consejo Académico el día 23 de marzo de 2004, antes de que el proyecto de Plan fuera entregado por el Rector el 4 de mayo de 2004. La discusión de lo presentado por el representante profesoral concluye en que se trata de un problema de interpretación y que la Administración tiene seguridad jurídica de que ha procedido correctamente.

El representante profesoral argumenta la conveniencia política de conceder un espacio para que la comunidad universitaria pueda estudiar, discutir y pronunciarse sobre la propuesta de Plan antes de que esta sea aprobada por el CSU. Durante la discusión se consideran aspectos reglamentarios y prácticos sobre la solicitud. Con base en la documentación entregada por el representante profesoral, especialmente el documento expedido por la Asociación Sindical de Profesores Universitarios, ASPU, se conceptúa que la propuesta del representante profesoral es incoherente, dado que el contenido de dicha documentación indica que por el contrario conocen muy bien el contenido del Plan y de los documentos de reforma entregados por el Rector. La propuesta del representante profesoral no es acogida.

El Rector interviene para señalar que el Plan propuesto no pretende obtener de inmediato la universidad de investigación que se desea, sino que se trata solo del comienzo; apunta a reorganizar la universidad, aunque no se está solicitando nada nuevo financieramente; el Estado no está dispuesto a hacer por el momento erogaciones adicionales para la Universidad; el Plan apunta a prevenir que la calidad de la formación se venga abajo; la Universidad está por debajo de lo que puede hacer; se necesita fortalecer la construcción de una verdadera comunidad académica que comparta más.

 

Se discuten las siguientes directrices del Plan:

1- la redefinición de la presencia nacional

2- la ampliación de cobertura real en equilibrio con la calidad de la educación

3- la búsqueda de una mayor flexibilidad académica y administrativa

4- la calidad del espacio universitario y de su infraestructura de soporte

5- la garantía de un ambiente que facilite la adaptación del cambio académico propuesto.

 

  1. La redefinición de la presencia nacional. En la presentación se destaca el establecimiento de asociaciones de cooperación con las universidades públicas, especialmente aquellas de nuestras costas, para elevar el nivel de formación de sus docentes; el diseño de un sistema general de extensión y educación continua; el fortalecimiento de la investigación en las sedes de presencia nacional (San Andrés, Leticia y Arauca); elevar el nivel de reflexión con énfasis en medio ambiente y sociedad y derechos humanos y convivencia pacífica.

    El representante profesoral resalta que aunque en el Decreto 1210 de 1993, que ampara el régimen especial de la Universidad Nacional, se define como objeto la educación superior y la investigación, la extensión no aparece en forma explícita; muestra que esta se encuentra consagrada estatutaria y reglamentariamente como una función universitaria; aunque no considera que la extensión se contraponga a la investigación, si observa como incoherente que si el objetivo central es el de obtener una universidad de investigación y si además se reconoce en el Plan que el nivel de formación académica de los profesores es una de las principales claves para mejorar la calidad de la educación superior, se trate de montar una empresa de extensión y educación continuada itinerante a través de nuestras costas, que aunque muy loable y altruística, nos producirá exiguos beneficios como universidad de investigación. El representante profesoral también destaca como inaceptable que la preocupación principal sea la formación de los profesores de las costas colombianas y no aquella de los nuestros; muestra como referente estadístico que tomando en conjunto los profesores con título de doctorado y especialidad medico-quirúrgica, los restantes que carecen de doctorado explican aproximadamente el 80% del total de los profesores; considera que estamos en mora de ponernos siquiera a tono con el pasado de las universidades de los países desarrollados. Agrega que no encuentra justificación alguna para que la denominada reflexión se oriente a solo dos ámbitos, donde ni siquiera aparece la ciencia y la tecnología, la cual está concediendo a los países desarrollados la fortaleza económica, la dimensión política y la grandeza cultural; sin embargo aclara que el atraso y subdesarrollo del aparato educativo superior no se debe a la falta de reflexión sino de investigación, a la debilidad en poner en términos académicos e investigativos los problemas del país.

    Se le aclara al representante profesoral que la Universidad Nacional colaborará en la instalación de programas de postgrado en las universidades del SUE y que sus profesores obtendrán titulo de postgrado en las sedes de la Universidad Nacional; además, que dentro de la sección 5.1.3. del Plan: Proyecto de fortalecimiento de la investigación y los postgrados, se incluirá lo relativo a la formación de nuestros docentes.
  2. La ampliación de la cobertura real en equilibrio con la calidad de la educación. Se incluyen y discuten los temas de establecimiento de estrategias para equilibrar la relaciones entre cupos, admitidos y matriculados; la posibilidad de ampliar los cupos en las asignaturas; la ampliación de la cobertura con base en el incremento de las tasas de graduación, disminución de la deserción y la reducción del tiempo de permanencia a lo previsto formalmente en cada programa curricular; la posibilidad de controlar la repitencia y prevenir la deserción; la promoción de Programas de Admisión Especial (PAES) y de equidad en el género. Sobre este último tema la representante estudiantil se opone a que las mujeres sean consideradas como un grupo social especial. Se comenta que en materia de equidad en género, en el promedio de la educación superior colombiana esto no es un problema. Se acuerda que el programa de equidad en el género sea excluido del Plan y que sea abordado como un objeto de estudio académico por los especialistas. Se considera además el Programa de Innovación del Sistema de Admisión con sus proyectos de evaluación y ajuste del sistema de admisión de pregrado y de postgrado y de admisión especial; así mismo los proyectos de intervención contra la alta permanencia, repitencia y deserción.
  3. La búsqueda de una mayor flexibilidad académica y administrativa. Se presentan el programa de reforma académica, el cual incluye el proyecto de reestructuración curricular con sus temas de ingreso por áreas del conocimiento, la adopción del sistema de créditos en los programas curriculares de pregrado, los requisitos de grado, la duración nominal y estructura curricular de los programas de pregrado y mejoramiento de la docencia; el proyecto de reestructuración de la carrera docente, el cual comprende el nuevo estatuto de personal académico, el concurso de vinculación masiva de doctores y el relevo generacional; el proyecto de fortalecimiento de la investigación y los postgrados, el cual incluye los estímulos a grupos de investigación, estímulo y vinculación a la carrera investigativa de estudiantes sobresalientes y la internacionalización; el proyecto de revisión de la organización de las facultades, el cual incluye la reagrupación de unidades académicas y la evaluación y fortalecimiento de centros e institutos de investigación; el proyecto de diversificación de la oferta curricular con sus elementos de educación continuada y universidad virtual. El programa de aseguramiento de la calidad de la educación con su proyecto de acreditación institucional. El programa de modernización institucional con sus proyectos de reestructuración de la organización administrativa y de mejoramiento de la administración. Este último proyecto comprende los procesos y procedimientos, el manual de funciones, el mapa de riesgos, el mejoramiento de la cadena de bienes y servicios, el sistema de planeación y el sistema nacional de archivo y red secretarial.

    Durante la discusión el representante profesoral, dentro del marco de la reforma académica propuesta, manifiesta que desde el comienzo del Plan se alude a una universidad de investigación avanzada, sin abandonar lo que pareciera otra universidad, aquella profesional; las definiciones convencionales de una y de otra universidad se encuentran ausentes, dificultando la utilización consistente del leguaje y los conceptos, lo cual ha favorecido la crítica fundamentada en definiciones personales y acomodaticias. Añade que se habla de dos grandes tipos de ofertas, la profesional y la disciplinar; sobre la formación de profesionales se reconoce que no solamente se deriva del conocimiento aplicado sino que también depende del resultado de investigaciones especiales, sin embargo no se diferencia el concepto profesional representado en gran medida en quienes egresan, de aquel concepto profesional centrado en quienes los forman, en los profesores, los cuales son asumidos en el proyecto de nuevo estatuto de personal académico como exentos de habilidades investigativas, o al menos de ejercerlas, y por lo tanto como profesores de hora cátedra. Dado que la mayoría de los programas curriculares se asumen como profesionales, se presentaría un desbalance a favor de una alta proporción de profesores de cátedra.

  4. El representante profesoral agrega sobre las nociones de profesiones y disciplinas que aunque el Plan considera los vínculos entre la docencia y la investigación, no se discrimina si tales vínculos entre investigación y docencia tienen lugar en las profesiones, en las disciplinas o en ambas, y si tal vinculo reside en las mismas personas. Es bien conocido que el éxito del aparato universitario norteamericano se explica, además de ser esencialmente público, porque la investigación y la docencia residen en las mismas personas, tanto en las profesiones como en las disciplinas. En unas y en otras los profesores son esencialmente investigadores, en unas y en otras el conocimiento crece. En las universidades de investigación los profesores no se dividen entre unos que relatan y otros que investigan, ni entre unos de postgrado y otros de pregrado; y mucho menos entre doctores y no doctores porque todos lo son desde hace más de medio siglo. El presente Plan, al menos en su componente teórico, no nos aproxima a este ideal y en lo financiero mucho menos.

    Se discute que en ciertos ámbitos académicos y en algunas universidades latinoamericanas que producen más conocimiento que la Universidad Nacional, distinguidos profesionales tienen mucho que enseñar en materia de habilidades y destrezas profesionales, sin que se necesite que sean investigadores y sin que tengan dedicaciones más allá de la hora cátedra.

    Sobre los cambios curriculares de los programas de pregrado se insiste que estos se deben realizar en respuesta al cambio exigido por la sociedad. Al respecto el representante profesoral hace notar que en el Plan se insiste en que la posición de liderazgo y de vanguardia de la Universidad Nacional en la educación superior del país depende ante todo de su capacidad para la adaptación al cambio, que el Plan se propone impulsar un proceso de innovación que le permita adaptarse al cambio y a las necesidades de la sociedad colombiana; sin embargo, señala el representante profesoral, que al menos parte de la sociedad colombiana concreta, como por ejemplo, los gremios de la producción, el sector financiero, la sociedad civil, son los grandes ausentes en la formulación de este Plan, no se conoce que ninguno de los gremios esté reclamando desesperadamente urgentes reformas o innovaciones curriculares en los programas de pregrado y mucho menos demandando más egresados con título de doctorado. El sector productivo, al menos que se conozca, no esta reclamando un capital humano más eficiente y productivo como un factor determinante para el restablecimiento de sus tasas de ganancia. El representante profesoral considera que no obstante la ausencia de dinamismo del sector productivo, se deben propiciar cambios, y que además se hace necesario especificar en el Plan qué o quiénes están demandando los cambios, con el fin de dar respuesta a las preguntas de muchos de los profesores a quien el representa.

    En la discusión se aclara que aunque los gremios de la producción no han solicitado en forma directa a la Universidad Nacional ningún cambio curricular, si es cierto que hay señales indirectas claras según las cuales el sector productivo está requiriendo profesionales con habilidades y competencias específicas, con capacidad para resolver problemas concretos inherentes a las nuevas tecnologías. Se insiste en que para el tipo de requerimientos del mercado laboral doméstico, los egresados de pregrado de la Universidad Nacional se encuentran sobredimensionados y sobreenseñados, en el sentido de recibir numerosas asignaturas, líneas de profundización, realizar investigación y tesis como requisito de grado, transitar por escolaridades nominales de 5 años y reales de mucho más allá del 50 % del tiempo previsto.

    Sobre la admisión por áreas, el representante profesoral presenta las conclusiones del claustro de la Facultad de Medicina y las sugerencias de una reunión con un sector de los profesores de la Facultad de Ingenierías, según las cuales se juzga inconveniente dicho tipo de admisión, debido a que conduciría a que algunos estudiantes no tengan identidad y compromiso intelectual con la carrera que en suerte les tocó asumir, la cual no correspondería a su proyecto de vida profesional; el claustro aludido considera que tal procedimiento de admisión podría llevar a la extinción de programas que si bien no son de gran demanda, y estadísticamente no se presenten altos puntajes en el examen de admisión, si son claramente de mucha legitimidad social y dan respuesta a necesidades del país; se recomienda alternativamente, considerar medidas remediales para subsanar las deficiencias y la mala preparación al ingreso a la carrera de predilección del aspirante.

    En la discusión se hace claridad que se trata de una propuesta, la cual debe ser examinada a la luz de las especificidades de las carreras de cada facultad, y que no se trata de una imposición dictatorial. Se comparte que el problema de que sobren excelentes puntajes de admisión más allá del cupo disponible en ciertas carreras, especialmente en medicina, mientras que en otras carreras de la misma área general haya que admitir a estudiantes muy mal preparados, merece un estudio sistemático en busca de soluciones.

    En materia de créditos, el representante profesoral sostiene que no tiene nada en contra de la naturaleza de los créditos y que en efecto durante la anterior administración se aplicó para los programas de postgrado. Le parece absurdo que la mercantilización de la educación se la conciba con relación a que los programas curriculares se estimen o no en créditos; examina las consecuencias de la aplicación de la definición de la unidad de crédito, de 48 horas, de 1 a 3 la relación entre la noción presencial y el trabajo independiente; sostiene que se disminuiría la intensidad presencial, dando más espacio al profesor para dedicarse a la investigación; encuentra esta consecuencia contrapuesta la dedicación presencial prevista en el proyecto de estatuto de personal académico de aproximadamente 12 horas/semana, lo cual es atentatorio contra la iniciativa de universidad de investigación.

    Se discute y se simula la consecuencia de aplicar los créditos en términos de los profesores cuyo énfasis es la docencia o la investigación. Una disminución del contacto presencial afecta aparentemente el interés del profesor que hace casi exclusivamente docencia, pues parecería que se estuviera quedando sin oficio, mientras que el investigador podría en apariencia verse beneficiado. Se discute que en el caso de los profesores que hacen especialmente docencia, estos en realidad no quedarían sin oficio porque darían margen a que se pudiera aumentar la cobertura atendiendo más estudiantes. Sobre los créditos se recuerda que el Consejo Académico ya aprobó su aplicación en los programas de pregrado a partir de 2005.

    Con relación a la acreditación institucional el representante profesoral anota que en el Plan se señala que la Universidad Nacional goza de un reconocimiento de la sociedad y que su reputación determina una alta demanda por ingreso entre los estudiantes; que además de parecer un tanto contradictorio con la afirmación de que la sociedad le está exigiendo cambios académicos, no es congruente con la necesidad de acreditación en su componente de brindar información oficial al público o los estudiantes usuarios para que aspiren a ingresar solo a las universidades con programas curriculares acreditados.

    Se discute la importancia de la acreditación no solo en términos de disminuir la asimetría en el conocimiento entre aquel que ofrece el servicio educativo y aquel que es su usuario, sino como una oportunidad para el mejoramiento de la calidad y el cumplimiento del rendimiento de cuentas ante el Estado y la sociedad. Se discute si las fuerzas del mercado operan o no en contra de las universidades de garaje, teniendo en cuenta que aparentemente dichas universidades no son castigadas por el mercado, pues continúan teniendo usuarios a pesar de no estar acreditadas. Se informa que el CNA y la Universidad Nacional ya han entrado en contacto a propósito del establecimiento de las condiciones iniciales para la acreditación.

    En lo relacionado con la duración nominal de los programas curriculares de pregrado, el representante profesoral, apoyándose en las conclusiones del claustro de la Facultad de Medicina, sustenta la inaplicabilidad de la directriz contenida en el Plan acerca de la reducción a máximo cuatro años de la escolaridad de la carrera de medicina, la cual hoy se realiza en 6 años. De la misma manera manifiesta que dadas las especificidades de algunas carreras, dicha modificación en la reducción de la duración también cree que sería inaplicable. Reconoce que ya existen carreras con una duración de 4 años y que eventualmente otras carreras lo podrían hacer; recuerda que su compromiso programático le impone ante todo la defensa de un procedimiento de reforma académica, según el cual la decisión que tomen las facultades debe estar precedida de la discusión de referentes internacionales y nacionales, así como de la consideración de la historia y las especificidades de las disciplinas y profesiones y la relación con el mercado laboral; hace un llamado a que no se imponga la decisión de la disminución de la duración de los programas curriculares a través de la vía administrativa.

    En el curso de la discusión el Rector aclara que no se trata de imposiciones, sino que como aparece en la versión del Plan del 29 de mayo de 2004, se trata de una propuesta de adopción de un modelo educativo que incluye etapas de estudio y debate antes de cualquier aprobación y adopción de un nuevo plan de estudios. El Rector aclara que la propuesta de Plan Global de Desarrollo en su conjunto tiene un carácter indicativo y no el de una imposición o mandato inflexible.

    Sobre el trabajo de grado en los programas curriculares de pregrado, el Plan afirma que es una de las causas de la alta permanencia, abandono y bajas tasas de graduación. El representante profesoral acoge la iniciativa de que el trabajo de grado en cualquiera de sus modalidades, como cualquier otra asignatura, debiera tener una fecha de iniciación y una fecha de terminación estrictas; agrega que al igual que la duración de las carreras, las decisiones de realizar trabajo de grado deben ser tomadas en las facultades, previa una debida ilustración y evaluación de las especificidades; introduce la comparación de la carrera de medicina (humana) y medicina veterinaria, donde en la primera no existe trabajo de grado, mientras que en la segunda si; le parecería absurdo que en los casos aludidos la calidad o la mediocridad profesional fueran a estar determinadas por la realización o no de una tesis o trabajo de grado.

    Durante la discusión se hace una comparación con los programas curriculares de pregrado de países desarrollados; se encuentra que en estos países la terminación no va mas allá de la duración nominal prevista, que carecen esencialmente de investigación y poseen de 30 a 35 asignaturas; que quienes aspiran a seguir como proyecto de vida la investigación a nivel de postgrado constituyen una pequeña minoría a nivel nacional e internacional; que países como Estados Unidos se ven precisados a “importar” cerebros para satisfacer la demanda de estudiantes de postgrado. Se discute que medir la calidad de un programa de pregrado por la realización de una tesis o trabajo de grado en cualquiera de sus modalidades o por su duración de 5 o más años, excepto en áreas de la salud, conduciría a la absurda conclusión que la simplicidad de los programas de pregrado de los países desarrollados determina su grandeza, mientras lo largo, complejo e investigativo de nuestros pregrados es lo que determina nuestro subdesarrollo.

    Sobre el proyecto de revisión de la organización de las facultades, el representante profesoral sostiene que las iniciativas de reagrupación de facultades no aportarían nada esencial al propósito de una universidad de investigación, y mucho menos si estas tienen lugar a través de decisiones administrativas no consultadas; enfatiza que así como durante la anterior administración se creyó que con una reforma académico- administrativa la universidad iba a cambiar radicalmente, la propuesta de fusión de facultades no sustituye las inversiones financieras requeridas para hacerla más investigativa, son más los problemas que se generan que aquellos que se solucionan; recuerda que muchas universidades del Tercer Mundo se caracterizan por permanecer en una constante reforma académico-administrativa, creyendo sustituir con ello las inversiones que el Estado no realiza; reconoce que tanto las disciplinas como las profesiones son divisiones arbitrarias del conocimiento y la ocupación, más relacionadas con la noción de poderes e intereses de grupo que con propiedades innatas; anticipa su voto negativo a cualquier decisión de reagrupación de facultades si esta iniciativa y decisión no proviene del consenso entre profesores y directivos.

    En la discusión del asunto el Rector es explicito en afirmar que el objetivo del proyecto tiende a evaluar y estudiar si la organización actual de las facultades es la mejor frente a nuevos espacios epistemológicos y frente al concepto de fundamentación común que puedan compartir algunas disciplinas y profesiones; no se trata de imponer sino de estudiar y debatir su factibilidad antes de cualquier aplicación.

  5. En el contexto del programa para el desarrollo de la infraestructura y el proyecto de hospital universitario, después de reconocer el compromiso de la actual rectoría con la solución a este grave problema, el representante profesoral presenta la solicitud del claustro de la Facultad de Medicina, según la cual ya es hora que en el Plan Global de Desarrollo de la Universidad Nacional quede consignado un compromiso concreto con la solución a la necesidad de Hospital Universitario. En concreto el claustro de Facultad solicita muy respetuosamente que se aborde como paso inicial hacia la solución las alternativas de compra de la Clínica Santa Rosa o de construcción de un hospital en predios de la Universidad Nacional; se añade la necesidad de realizar alianzas estratégicas con el Distrito Capital con el fin de asegurar los usuarios y al acceso a sitios de práctica. El representante profesoral destaca que la consecución de hospital universitario hace parte de sus compromisos programáticos.

    Durante la discusión el Rector autoriza al representante profesoral para comunicar a la Facultad de Medicina que en el Plan habrá una apropiación de 30 mil millones para avanzar en una etapa de la solución al problema de hospital universitario por la vía más factible; especifica que se trataría de un hospital de alta tecnología con énfasis en la investigación. El Rector aclara que la cifra asignada no tiene ninguna relación con los fondos de Unisalud, sino que proviene de recursos de inversión de la Universidad Nacional.

    Sobre el programa de fortalecimiento del bienestar universitario se anota que se encuentra débilmente representado en la propuesta de Plan; se hace referencia a la necesidad de fortalecer el soporte socioeconómico, la salud estudiantil, la atención a la discapacidad y la promoción de la recreación y el deporte; la Directora de la Oficina de Planeación Nacional aclara que los proyectos propuestos sobre bienestar apuntan a racionalizar la inversión y a garantizar la evaluación y el seguimiento del impacto generado y que se ajustarán programas de protección y seguridad universitaria, actividades culturales, salud con atención prioritaria y promoción, lo mismo que actividades deportivas de recreación y uso del tiempo libre, así como la gestión de la calidad del espacio universitario.

    El representante profesoral insiste en que no ve recursos adicionales de inversión para posibilitar el proyecto de una universidad de investigación, es decir, para permitir la producción de al menos 3 doctores por año en cada una de las 18 disciplinas en que se tienen programas de doctorado; considera que el formar los profesores de otras universidades del SUE, las cuales también carecen de recursos para financiar la formación de sus profesores a nivel de doctorado, no conducirá de manera significativa a lograr el propósito de una universidad de investigación, dentro del marco de la definición internacional que comparte y que expuso en la reunión del 27 de enero de 2004 del CSU.

    El Rector reafirma que se debe realizar más con los mismos recursos financieros; que es posible optimizar la utilización de los actuales recursos; que si se muestran excelentes indicadores, esto constituirá la mejor carta de presentación para la gestión ante el gobierno por recursos de inversión adicionales.

    Se procede a votar en forma global el Plan. El Plan Global de Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia 2004-2006, es aprobado por 5 votos contra 2. El representante profesoral da su voto negativo por el Plan en su conjunto, dejando como constancia que: no ve en el Plan representado su compromiso programático de contribuir a obtener una Universidad más investigativa, que si bien votó positivamente por secciones del Plan, tales como la modernización académica con las observaciones del caso y por la consecución de hospital universitario, entre otras, en la sección de presencia nacional ve una Universidad centrada en la docencia y la extensión en su modalidad de educación continuada, rasgo no distintivo de una universidad de investigación; además, la ausencia de recursos adicionales de inversión para la investigación frustra cualquier propósito de la tan anhelada y publicitada universidad de investigación.

    La representante de los estudiantes vota negativamente por el conjunto del Plan y deja una constancia señalando que se ha cambiado la misión de la Universidad y se le ha dado una orientación hacia la investigación y los postgrados en detrimento de la calidad de la educación de pregrado.

Septima Edición - Junio de 2004